Los baches siguen dando quebraderos

Las pistas de menos tráfico son las más castigadas, pero hay excepciones, también en zonas urbanas

j. v. l.
cee / la voz

Los baches eran casi norma hace años, ahora son excepción. Ha habido un trabajo de mantenimiento en general bueno. Hasta hubo quien se sorprendió cuando, con la autovía de la Costa da Morte inaugurada hacía poco, se aplicaron numerosas capas de rodadura en la vieja AC-552, que sigue teniendo tráfico (y muchos ciclistas) pero a años luz de lo que fue, aunque también depende de la zona. Y los concellos, con ayudas de muchos planes de la Diputación, se aplicaron en curar las llagas de numerosas pistas interiores, muchas herederas de la parcelaria o de caminos de monte, por las que casi había que trotar.

Pero aún quedan muchas máculas que tapar y arreglar. En el entronque de la avenida da Milagrosa con la Fisterra, en Carballo (vía provincial) hay unas irregularidades tan grandes en el firme durante unos metros (sentido Carballo) que incluso hacen desplazarse alguna rueda.

En el casco urbano carballés, en el entronque de Lirios con Salgueiro, los baches ocupan toda la calzada, incluso la parte de aparcamiento. Unos remiendos recientes taparon algo, pero con las lluvias (los temporales han hecho de las suyas, como suele pasar) está como antes. O peor. Y pasan centenares de coches a diario. El agua (y el intenso uso) también se nota en algunos los solares que se usan como aparcamientos que no se han asfaltado. En el callejón de Ferroatlántica (Cee), donde hubo un desprendimiento, también hay baches. En la vía de A Pereiriña a Touriñán, antes llena de agujeros, emplearon 10.000 euros para rebachear antes de que se mejore la vía, pero el mal tiempo ha agravado la situación. En Vimianzo, el concejal de TeGa, José Manuel Rodríguez, cita los casos recientes de un taxista de Manlle y una joven de Baíñas, que sufrieron sendos reventones de ruedas por esta causa (en ese tramo hay o ha habido varios desperfectos), por lo que considera que «vai haber que mobilizar á xente e pedir responsabilidades», además de al Concello, a la Deputación da Coruña, que fue la que certificó y pagó la obra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los baches siguen dando quebraderos