carballo / la voz

El PP presentó ayer a Aurelio Núñez a la alcaldía de Carballo por todo lo alto: en el Pazo da Cultura, con el respaldo del presidente del partido y de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y del responsable provincial, Diego Calvo, además de una amplia representación comarcal, desde A Laracha y hasta Vimianzo, y también de fuera. Tenía en contra la hora, las misas, la caza, la lluvia y otros actos, como se encargaron de recordar, pero el aforo se llenó.

El acto lo abrió la presidenta local, Marga Varela, quien definió a Núñez como un «carballés de corazón, que quere a Carballo e aos veciños». Abogó por estar «máis unidos ca nunca», un mensaje de integración que repetiría el candidato.

Calvo dejó claro que no era una presentación más, sino que «Carballo é unha prioridade» y hay que hacerlo bien, con los mismos resultados que en las generales y autonómicas, en las que el PP gana de largo. Dijo que Núñez llega para quedarse, no como otros, en alusión a Evencio Ferrero, del que aseguró que no quería presentarse, pero lo hizo porque se lo pidió el BNG y estará poco tiempo en el cargo, si repite.

Calvo también aludió al BNG como partido que está «en contra da Constitución», con líderes que visitan la cárcel para ver a los independentistas, o que en las elecciones europeas irán conjuntamente con ERC y Bildu. Sobre esta cuestión insistieron después Feijoo y Aurelio Núñez. El presidente aseguró que «votar ao BNG é votar a Bildu e a ERC», y también hacerlo a favor del independentismo vasco y catalán. El candidato particularizó: «Votar a Evencio é votar secesionismo e votar golpismo», y se preguntó qué beneficio conlleva para Carballo un pacto con Bildu y ERC.

Feijoo habló de Carballo como «un gran pobo», pujante y con muchas iniciativas, al que el PP le debe mucho por el amplio apoyo que recibe en las elecciones. De Núñez indicó que es un «candidato sólido», que no se presenta a aprender, y que además es de los mejores diputados del Parlamento. «E non vén para acomodarse, senón para o contrario». Reconoció que Ferrero ha hecho cosas buenas en Carballo, pero que lleva ya 40 años en la corporación y hay que cambiar esa «inercia, rutina e pasividade».

Gestión e inversiones

Buena parte de su discurso estuvo centrada en cuestiones autonómicas y nacionales, sobre gestión, situación económica o Cataluña, entre otras. Pero también se centró en la Costa da Morte. Por ejemplo, para recordar que se construyó la autovía, con un gasto de 170 millones de euros; la vía rápida a Fisterra, con otros 20; la futura prolongación de la primera, «a pesar de que agora temos menos cartos que o Bipartito hai dez anos».

Citó inversiones de más de siete millones de euros en saneamiento y agua en Carballo, pese a que se trata de una competencia municipal. La asunción de la escuela municipal infantil, con 102 plazas, el servicio de radiología para el centro de salud, la rebaja del 50 % en las parcelas del polígono... Hubo una referencia especial para la familia Calvo, su potencial en las conservas y su apuesta por la tierra la que pertenecen.

Feijoo tal vez echó en falta la presencia del militante carballés que siempre lo vitorea con lo del «fenómeno», cartel incluido. Ya se encargó Núñez Centeno de disculparlo.

El candidato, por cierto, se explayó en dar gracias: familia, compañeros, amigos, equipo... Y una mención especial para el exregidor Manuel Varela, «magnífico alcalde».

Rodillo, abandono de las parroquias o las trabas al pequeño comercio, entre las críticas

Núñez Centeno empezó echando la vista atrás. Incluso citó una entrevista en La Voz, del 2009, cuando no tenía ni idea de que acabaría en política, en la que decía que lo mejor de Carballo «é a súa xente». Resumió su recorrido en estos últimos años y también las obras de los gobiernos anteriores del PP.

También habló, claro, del BNG. Lo acusó de practicar el «rodillo», por gobernar sin tener en cuenta a los otros grupos. O de «abandonar ás parroquias», y que cuando se hace alguna obra, es con poco presupuesto y poca calidad. Cree que puede ser porque, como el rural pierde población, eso le reporta menos votos. Considera que el gobierno local está «sen ideas e sen iniciativa», por ejemplo incapaz de contratar personal para la oficina técnica, lo que retrasa los proyectos, o que en los pliegos se prima el precio ante la calidad, de ahí las «chapuzas». Sobre el alto remanente sin gastar, dijo que el alcalde le recuerda la imagen del Tío Gilito, aquel pato ricachón de Disney que no hacía más que contar monedas. «E agora xa non poden culpar ao PP», añadió.

El candidato criticó la escasez de inversión en políticas sociales los premios (negativos) que ha recibido Carballo por ello; que el gobierno local está «acabando co pequeno comercio», lo que lleva a muchos vecinos a comprar en las grandes superficies; que Carballo está «ás escuras» con deficiencias de iluminación, o que hay un gran «barullo de tráfico» con muchas dificultades para poder cruzar el pueblo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El PP, con Aurelio Núñez al frente, dice que Carballo «é unha prioridade»