Trabajadores de la Xunta de Carballo se unen para tener bus a Santiago

Ya hay una veintena de interesados, pero necesitan más personas


Carballo / la voz

Un grupo de trabajadores y funcionarios de la Xunta que viven en Carballo, a los que también se han unido otros de Bembibre, han comenzado a movilizarse para conseguir una línea de autobús que les permita ir y venir a Santiago a horarios adecuados, algo totalmente imposible con las líneas actuales. Es una vieja demanda de los empleados públicos, casi histórica. Algo de lo que se ha hablado en numerosas ocasiones, y además actuado. Hace diez años ya hubo contactos directos con la empresa Aucasa y con la Xunta, en el primer caso para conocer las opciones de horarios y tarifas, y en el segundo para buscar ayudas, como las que tienen los trabajadores de otras ciudades, pero el resultado fue negativo en ambos sentidos: los precios ofrecidos por la empresa por persona y mes eran prohibitivos, y la posibilidad de subvenciones quedó desechada.

Ahora hay un nuevo intento, en el que de momento ya están involucradas unas veinte personas, la mayor parte de Carballo, pero también de Bembibre, en Val do Dubra, a medio camino. Siguen siendo pocos, por eso la idea es conseguir cuantos más mejor. Y en ello están.

Víctor Fernández viaja a diario, como otras muchas decenas de compañeros, desde Carballo hasta Compostela. Va en coche particular junto a otros compañeros (habitualmente, son tres) del barrio de O Chorís y cercanías. Fue en estos viajes cuando se plantearon organizarse para conseguir una línea adecuada, sobre todo al ver que desde otros destinos de Galicia sí existe esa opción. Y porque además quieren evitar el «perigo» de hacer cada día tantos kilómetros.

Además de hablarlo entre ellos, comenzaron a expandir su idea, buscar interesados, conocer las propuestas de las compañías, en concreto con tres. También iniciaron conversaciones con representantes de la Xunta y sindicatos. Y a elaborar propuestas. La tarifa máxima debería estar en un máximo de unos 75 euros, y mejor sobre 60, teniendo en cuenta lo que se cobra en otras líneas de trabajadores públicos, o en proporción a los kilómetros recorridos, porque en Bembibre también habrá usuarios. Todo el plan de actuación, además de los datos de las gestiones que se van realizando, se plasman en un documento. Los interesados explican sus destinos (no todos los trabajadores van al mismo lugar, obviamente: San Caetano, estación, juzgados, Alameda...), algo importante para tener en cuenta las posibles paradas. También han contactado con los concellos de Val do Dubra, Santa Comba y Carballo para que les dé apoyo y difusión, además de por las redes sociales. Poco a poco han ido recabando respaldos (de la Administración, por ahora, no, como la anterior ocasión), que se pueden seguir en una especie de diario en Excel que da una idea de todo el trabajo que se está haciendo.

Ofertas muy altas

Tal vez algo que juegue a su favor sea el hecho de que están dispuestos a que los vecinos interesados puedan usar también esa línea de bus en caso de que no logren usuarios suficientes, algo fundamental para optar a una reducción de la tarifa. Porque por lo que han hablado hasta ahora, las cifras que les ofrecen rondan los 140 o 150 euros al mes, totalmente inasumibles.

El objetivo es que la línea quede incluida en el plan de movilidad autonómico

En el documento de objetivos que se ha divulgado establece el objetivo fundamental: «A idea é poder empezar a desfrutar dende xaneiro do 2019 deste cómodo servizo do que xa dispoñen outras vilas ou cidades de Galicia. Esta liña adecuaríase ás xa existentes, programando a chegada a Santiago ás 7.45 horas, así como a saída da estación de autobuses de Santiago ás 15.15, podendo incluso, en función da demanda de paradas, adecualas ás nosas necesidades dentro da cidade».

Lo de empezar a principios de enero entroncaría con los nuevos planes de movilidad de la Xunta, que fijan nuevas rutas precisamente a partir del 2019, así que ya entraría en esa planificación. De lo contrario, habría que esperar bastante más: «O malo é que o Plan de Mobilidade queda en mans das empresas. Se non lles interesa a liña, ímonos fastidiar», explica.

Con A Coruña estos problemas no ocurren, o son mucho menores: menos trabajadores, más trayectos, más comodidad viaria y menor distancia.

Todo ventajas

No debería existir el problema de transporte para los trabajadores carballeses en Compostela. No tiene sentido que siga ocurriendo a estas alturas. Ni que las Administraciones no traten de solucionarlo. Una línea ahorraría decenas de viajes diarios, amén de la reducción de contaminación y la mejora de la seguridad vial. Todo son ventajas. Lo incomprensible es que aún no exista.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Trabajadores de la Xunta de Carballo se unen para tener bus a Santiago