Los loteros de Carballo baten el récord de ventas fuera de Galicia

Una administración lleva más de 300 paquetes enviados en menos de un mes


Carballo / la voz

El 22 de diciembre del 2007 marcó un antes y un después en los sorteos navideños en Carballo. Aquel 6381 supuso situar a la capital de Bergantiños en el panorama nacional de la buena suerte, a la altura de localidades como Sort (La Bruixa d’Or). Posteriormente, también se despacharon en Carballo décimos premiados, entre ellos, algún pellizco en forma de premios importantes.

Esa fama de localidad para repartir suerte ha trascendido fuera de Pedrafita do Cebreiro. Desde hace años, las peticiones no han hecho más que crecer. Pero lo de este 2018 supera, con creces, las expectativas más optimistas de los administradores de loterías. Algunos aseguran que este año batirán todos los récords de ventas fuera de la comunidad gallega.

María Eirís lleva 25 años detrás del mostrador de la administración número 2, Alexandra, en Desiderio Varela. Y ayer mostraba un montón de paquetes pendientes de envío para otros despachos. «En un mes debemos llevar más de 300 y todavía no he podido contabilizar algunas entregas porque no damos abasto», comentaba mientras apuraba, como podía, un café. Al mismo tiempo, atendía a la numerosa clientela que hacía cola en domingo de mercado para comprar la suerte navideña: «Nosotros hemos batido, seguro, las ventas de lotería fuera de Carballo y de Galicia. El teléfono no para de sonar y hay turnos de mañana que cerramos a las cuatro de la tarde». Uno de los números más reclamados es el 17918. «Un cliente lo pidió porque es la fecha en la que le murió su perro y, coincide, con el que pidió una chica para conmemorar el día en el que había firmado el divorcio», apuntó.

Rúa Hórreo

Enrique Lado Cambeiro, de la administración número 1 de la rúa Hórreo, no paraba ayer de vender. Llegó a estar veinte minutos de reloj sin salir de ventanilla antes de atender unos minutos a la prensa: «Es día de feria... Estamos hasta arriba de trabajo», dijo. Como María Eirís, apuntó que este año «se está vendiendo más que el pasado, y, para fuera, ni le digo». Sobre todo, Mallorca, Madrid y Barcelona. «Hoy [por ayer] incluso vinieron unas clientas de Santiago a propósito para comprar décimos de lotería». Según Lado, este año es el que más envíos hubo para fuera de Galicia, «y todavía queda toda la semana que viene por delante, que va a ser de locura».

Alba Vilar Pérez y Zaida Pérez Gende se estrenan este año en el sorteo navideño. Cogieron la administración de lotería número 3 de la rúa Estrela y se mostraban ayer encantadas de la gente que había pasado por el establecimiento. «Cogimos el negocio en mayo cuando se jubiló Elvira Corredoira y, por tanto, no tenemos una referencia de años anteriores, pero estamos muy satisfechas de cómo va este año», apuntó Alba Vilar.

Por su parte, Esther Barca Pensado, del despacho situado en la Gran Vía carballesa, indicó: «Se está vendiendo bastante bien este año. Tenemos números agotados, como el 13, y los que más nos piden en ventanilla son los que acaban en 69, 15, 13, 17 y 18». La casa, por otro lado, juega la serie del número 39382, «que es el que va tocar», vaticinó su esposo, José Antonio Padín.

Cee y Zas

En La Marina de Cee, las ventas van viento en popa: «Hoy tenemos feria», dijo Camilo Soto. En su caso, los más demandados son los que terminan en 13. Por su parte, Manuel Domínguez, del Bar Quiniela de Zas, señaló que la campaña de Navidad está siendo «similar» a la del 2017. Explica que los clientes piden terminaciones en 5 y en 0. «Non sei por que, pero é así», comenta.

Cuando el gordo juega al despiste

ana f. cuba

Algo de razón tienen quienes se empeñan en que el Gordo siempre cae en Madrid (en la provincia ha tocado en 92 ocasiones) o en Barcelona (57). El premio soñado se ha mostrado bastante esquivo con A Coruña. Desde 1812, cuando se estrenó el sorteo extraordinario de lotería de Navidad, el primer premio se ha vendido aquí tan solo ocho años, seis en la ciudad herculina -en los años 1903, 1958, 1974, 2003, 2012 y 2014-; tres en Carballo -2007, 2012 y 2014-; y solo uno en Santiago (2007), Ferrol (1915) y Rianxo (2003). La fortuna ha sonreído algo más en el resto de premios que se reparten el 22 de diciembre, con una dotación económica inferior y de menor impacto social. «Como el Gordo no hay, tiene más repercusión si vendes cuatro décimos [1.600.000 euros de premio] que si das cinco billetes del tercero [2.500.000]», comenta un lotero.

La suerte no va pareja al gasto. En el 2017, las administraciones de la provincia vendieron 361.551,5 billetes para el sorteo de Navidad, lo que equivale a 72.310.300 euros, un 4,78 % más que el año anterior y el 45,3 % del volumen de toda Galicia. El desembolso medio por habitante se situó en 64,55 euros, seis puntos por encima de la media de la comunidad y solo superado por los lucenses, con 67,01. Para este año, Loterías ha consignado 81.741.280 euros (408.706,4 billetes) para la provincia coruñesa, lo que equivale a 72,96 euros por habitante.

Mapa de suerte

De unos años a esta parte, con gotas más grandes o más pequeñas y con premios de un tamaño y de otro -tres Gordos- , Carballo se ha colado en el mapa de localidades que reparten suerte. Hay quien lo fía todo a la estadística y quien tira casi de algo parecido a la fe, pero el caso es que la ilusión está generando mucho movimiento en las administraciones loteras y, mientras dure, bueno será. No queda otra que esperar al 22 para celebrar o para decir que otra vez, quizás, será.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los loteros de Carballo baten el récord de ventas fuera de Galicia