Toneladas de tapones por la diversidad

Una empresa de Carballo los recoge para comprar un columpio adaptado para que niños con silla de ruedas puedan divertirse de forma completamente autónoma


Carballo / La Voz

¿Sabe cuántos tapones habría que recolectar para recaudar 10.000 euros? Pues unas 60 o 70 toneladas. Tarea difícil, pero si tenemos en cuenta la cantidad de botellas y briks plásticos que pasan por un domicilio a lo largo del año, no sería tan complicado de lograr. Habría que ir todos a una, claro, y eso es precisamente lo que persigue la empresa de animación carballesa City Kids, con sede en el polígono de Bértoa, que desde su apertura es centro de recepción oficial de tapones.

Los recogen durante todo el año y, en colaboración con Ecoembes, destinan los fondos a quien más los necesite: familias que precisan comprar una silla de ruedas, personas sin los recursos necesarios... Trabajan mucho, asimismo, con el Concello de A Laracha, a quienes anualmente aportan unos 500.000 tapones.

Eso en el día a día, pero más a largo plazo se han fijado un objetivo solidario mucho más ambicioso: la recaudación de lo equivalente a 10.000 euros para adquirir un columpio adaptado para Carballo, para que niños que utilicen una silla de ruedas puedan jugar en el parque de forma autónoma, sin depender de nadie. La diversión es para todos por igual, y sin embargo, como relata Jesús Rama Añón, el gerente, no hay ni una sola de estas instalaciones en la comarca, y ni siquiera en Galicia. Solo hay otro en Portonovo, y fue financiado de forma muy similar, precisamente por una conocida de Suso, y con la colaboración del Concello, que aportó un 50 % de los fondos necesarios. «Pero nós non queremos recorrer ao Concello de Carballo, que se o fixésemos estamos seguros de que atoparían a maneira de conseguir os cartos. Queremos que isto sexa froito da colaboración cidadá. Unha cousa dos veciños para os propios veciños», explica Rama Añón, que por el momento no ha podido reunir los tapones necesarios para llegar a la cifra aproximada de 10.000 euros que costaría uno de estos columpios.

«É un proxecto a moi longo prazo, e sempre aparece alguén polo camiño que ten unha necesidade máis prioritaria. Se che aparece unha familia pedíndoche 200 euros para unha cadeira de rodas, dáslle os tapóns. E volta a empezar para aforrar para a randeeira», añade Suso.

Es por ello que desde Ecoembes les han sugerido, en una reciente reunión con el delegado en Galicia de la entidad, que opten también por recoger latas de uso alimentario: refrescos, conservas... Todo vale, y así irían sumando en la cuenta. «Pode levar anos xuntar esa cantidade de diñeiro», advierte el gerente de City Kids, y por ello apela a la colaboración de la ciudadanía para que se acerque con sus tapones hasta Carballo y los deje en la empresa. «Cada achega, por pequena que sexa, é válida. Temos recollido bolsas pequeniñas, e tamén contedores enteiros. O caso é axudar, e ademais é unha cuestión de autosatisfacción persoal: reciclas e tamén colaboras a unha boa causa». Hace tres años, cuando abrieron las puertas, no fue fácil trasladar el mensaje de que serían punto de recogida, pero ahora ya están más que consolidados y recogen entre 20 y 30 sacos de basura cada semana.

«Os parques están adaptados en canto a accesibilidade, pero non para a autonomía dos rapaces, que queren poder balancearse eles mesmos, sen que os pais os teñan que subir. Vas por aí adiante e hai este tipo de parques. Por que non aquí?», se pregunta Suso. Buen mensaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Toneladas de tapones por la diversidad