El procedimiento: un laborioso trabajo detrás de unas siglas


Constituir un partido político independiente, de ámbito local, conlleva un arduo trabajo de documentación y trámites burocráticos. Para empezar, es indispensable crear un documento fundacional, con al menos un fundador, aunque, por lo general, suelen ser tres las personas que constituyen el partido. También hay que elaborar unos estatutos, designar un presidente, un tesorero y vocales. También es importante el nombre.

Las siglas lo son todo en política, es una forma de dar a conocer el producto entre los potenciales votantes. Y lo más importante que estas siglas no estén ya registradas. Por ejemplo, si Pensado Plágaro escogiera Independentes por Coristanco no podría utilizar las siglas IxC, porque ya hay un partido en Carballo con estas iniciales.

De forma paralela, hay que habilitar una cuenta bancaria, dar de alta este partido en el Ministerio de Hacienda, en el Tribunal de Cuentas y disponer de sede social estable. Es importante dejar claro que el Tribunal de Cuentas se encarga de fiscalizar todas las hipotéticas ayudas recibidas por la formación. Y por último, dar de alta el partido político en el registro habilitado en el Ministerio del Interior. En cuanto a plazas, si no hay obstáculos burocráticos al respecto en un par de meses podría quedar constituido el partido.

Agrupación electoral

Antonio Pensado ha optado por la fórmula del partido político. El pontecesán José Manuel Pose empleó en su momento la figura de agrupación electoral para dar de alta en el censo a APIN-SON. Pero son dos formas políticas legales diferentes.

Las agrupaciones de electores se constituyen exclusivamente para un proceso electoral concreto y quedan registradas con la presentación de las candidaturas en la Administración Electoral. No precisan, por ejemplo, ser registradas como asociaciones.

Otro elemento diferenciador es que no es posible la constitución de coaliciones de agrupaciones de electores, ni de estas con partidos políticos.

Tampoco es viable desde el punto de vista jurídico que una agrupación de electores se convierta en partido político, según la normativa por la que se rige la Junta Electoral Central, en donde se deja claro que «en las elecciones municipales no pueden constituirse agrupaciones de electores cuyo ámbito corresponda al de un partido judicial, ya que su marco propio es el municipal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El procedimiento: un laborioso trabajo detrás de unas siglas