El Calvo Xiria entiende los errores arbitrales y asume los suyos

El técnico, Fernando, comentó la polémica del último partido

fran r.
Carballo / La Voz

Van solo dos jornadas de liga en Primera Nacional de balonmano y el Calvo Xiria, el mejor de los últimos años, ya ha sufrido las consecuencias del mal arbitraje. La más polémica y criticada fue en el último partido contra el Lavadores Vigo, disputado en el pabellón Vila de Noia ante centenares de aficionados, en el que sufrieron su primer pinchazo al firmar tablas (27-27).

Los carballeses llegaron a romper el partido en el minuto 45 con 5 tantos de ventaja. Pero después llegaron las exclusiones de Enrique Pena e Iván y los visitantes recortaron distancias. No obstante, la gota que colmó el vaso fue que en el último suspiro, cuando los de Fernando Vázquez iban con un gol de ventaja, los colegiados convirtieron una falta a favor del Xiria en otra para el Lavadores, que fue la causante del empate.

Cabe recordar que en el choque del arranque liguero en el que los carballeses ganaron a domicilio contra el Lalín (30-31), uno de los grandes aspirantes al título, ocurrió algo similar. Restaba un minuto para la finalización del choque y los colegiados decretaron una doble exclusión al Xiria, que se quedó con cuatro jugadores en pista. Los dezanos apretaron de lo lindo, logrando reducir diferencias. Y los árbitros incluso llegaron a pitar un pasivo en ataque al Xiria. Pero la defensa carballesa, liderada por Iván Amarelle, evitó que los locales sumaran al menos un punto.

El técnico del conjunto bergantiñán, Fernando Vázquez, dio ayer su opinión sobre estas decisiones arbitrales en Radio Voz Bergantiños. No obstante, se mostró muy comprensivo: «Al igual que nosotros estamos desacertados en un momento del partido, pues al arbitraje le pasa exactamente igual», comenzó diciendo, a lo que añadió: «Yo puedo tener mi interpretación de las jugadas, pero siempre intento ser práctico en este tipo de cuestiones y centrarme en las variables que nosotros sí podemos controlar».

En este sentido, y centrándose en el partido que acabó siendo su primer pinchazo, explicó que por parte del equipo también se cometieron errores: «Hubo diferentes acciones de siete y seis metros en lanzamientos sencillos que fallamos y con las que seguramente hubiésemos resuelto el encuentro. Al igual que de haber jugado la última posesión del balón a falta de 30 segundos, pues íbamos un gol por encima en el marcador».

Sea como sea, el entrenador concluyó con que el desacierto del árbitro se debe tener como «algo común al juego». No obstante, lejos de considerar este empate como un traspié, Vázquez habló de «una gran plantilla con un gran desembolso económico en fichajes ligado a una categoría superior» que ya sabían que iba a ser «duro de batir». Entonces, un punto que, según él, puede tener una doble interpretación, como «uno ganado» o «uno perdido», en vista de la buena actuación a falta de 15 minutos para el final con 5 goles de ventaja.

Lo que tiene claro es que no les va a servir «de nada» para meterse en la fase de ascenso y ganarla, sino que la clave estará en «no perder» contra rivales que sí consideran «asequibles». La liga se ha potenciado. Véase el recién ascendido Carnes do Ribeiro que en la última jornada firmó tablas contra el Chapela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Calvo Xiria entiende los errores arbitrales y asume los suyos