carballo / la voz

«A min fíxoseme curto. Tiñamos que vivir en Razo!», decía ayer una de las alumnas del colegio carballés A Cristina que inauguró el Bicibús o, lo que es lo mismo, el camino al colegio sobre dos ruedas. Fueron seis -Anxo, Martín, Jorge, Antón, Iria y Ainara- y todos lo tenían bien claro: «Gustounos. Tiñámolo que facer moitas veces, ou todos os días». «Unha experiencia nova», añadía otra de las estudiantes, todos de sexto de primaria. Después del Pedibús -camino a pie a los centros escolares-, esta es una experiencia piloto impulsada al amparo de la Semana Europea da Mobilidade en la que Carballo, junto con 1.654 ciudades de 53 países, está ahora desarrollando.

Pudo ponerse en marcha gracias al voluntariado del Club Ciclista Carballo a un paso, encabezado por su director deportivo, Juan Seoane. Él, junto con otros cuatro monitores, tomó parte ayer en el itinerario de ida y en el de vuelta desde el colegio A Cristina. Prácticamente recogieron en la puerta de casa a los seis pequeños y cubrieron con ellos el corto trecho hacia el centro escolar, donde dejarían las bicis para luego regresar. «É unha forma nova e, sobre todo, do que se trata é de facerlles ver que hai cousas que se poden facer e que se poden ir incorporando á vida diaria, como se verá tamén no paseo que faremos o sábado unindo os edificios públicos de Carballo», decía ayer Seoane. Ver, también, que es posible quitar coches de delante de los centros. Extender esta iniciativa a diario resultaría un tanto complicado de hacer con monitorado, pero no así con un familiar o incluso solos si el camino y la distancia es fácil, señala. Por supuesto, asimismo en los institutos. Dada la buena acogida -también por parte de los conductores-, la idea es ampliar a más cursos y tiempo.

Las bicicletas son para el verano y para las aulas

Las seis bicicletas resguardadas ayer en una de las entradas del colegio A Cristina captaban la atención de niños y adultos que iban a recoger a los pequeños. Las miraban, como si fuesen allí un elemento poco habitual. Lo son. Como padre, Juan Seoane acude regularmente sobre dos ruedas al Fogar -donde estudian más de 600 niños- y asegura que ve cada día dos o tres. No más. Sin embargo, ayer parece que quedó demostrado que las bicicletas, además de para el verano, son también para el colegio. El Bicibús, con el aliado claro del buen tiempo, seguirá hoy adelante con 13 niños del colegio Xesús San Luís Romero. Mañana será el turno para el Artai, donde subirán hasta veinte y saldrán incluso desde A Brea. El lunes, para el CEIP Bergantiños.

La iniciativa de la mañana quedó complementada por la tarde con un circuito de seguridad viaria en la Praza do Concello. Se trataba, precisamente, de fomentar el uso de la bicicleta, enseñando a los participantes las normas básicas para ir más seguros por las calles. Con las actividades de ayer quedó cruzado ya el ecuador de la Semana da Mobilidade en Carballo, y todas ellas con muy buena aceptación y participación, sobre todo por parte de los pequeños, principales destinatarios de la campaña de sensibilización impulsada desde la concejalía de Planificación e Mobilidade Urbana. Para hoy está prevista (17.00 hora) una Festa do Pedibús, dedicada a aquellos niños que participan en el Camiño Escolar. 

La plaza, un campo de juego

Ricardo Pérez y Verdes le otorga un cum laude a quienes participaron el martes en el Festival de Juegos y Deportes Tradicionales, parte asimismo de la Semana da Mobilidade. Con 24 disciplinas, dice, quedó la plaza carballesa convertida en un campo de juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Gustaríame facer isto todos os días»