«Que carallo pasa hoxe no pueblo»

Las redes sociales echaban humo en Carballo, mientras los conductores pasaban de las señales

.

carballo / la voz

Una pregunta en el grupo de Facebook Eres de Carballo si... desató en Internet una tormenta similar a la que capeaban los conductores que ayer se aventuraron a conducir el casco urbano. Las calles que no estaban cortadas por las obras se llenaron de conductores que parecían pollos sin cabeza o que, directamente pasaron de las señales de tráfico para intentar encontrar el camino a su destino, laboral o de otro tipo.

La desorientación, desesperación o desinhibición de algunos conductores hizo que se saltaran las señales. «La gente se pasa por el forro la señal puesta en la glorieta, fui a comprar al Gadis y al salir me encuentro 8 coches y una furgoneta saltándose las señales. No sé para que las ponen si nadie las respeta», decía ayer también un vecino de Carballo en Facebook y añadía que había avisado a la policía.

No era el único sorprendido por la falta de cumplimiento del código de la circulación. La directora del colegio Xesús San Luís Romero, rodeado también por las obras, se sorprendía de ver coches circulando en dos direcciones por la calle Xosé Vidal, cuando, supuestamente, solo es legal una de ellas.

El corte de la Vila de Negreira y en un tramo de la rotonda de A Milagrosa fue un mazazo para el tráfico. Esa calle absorbía la circulación de la rúa del Sol, a la que le quedan cuatro meses de obras y fueron muchos los que se encontraron sin alternativas para llegar al centro y empezaron a dar vueltas, colapsando zonas bien alejadas como la rotonda de la antigua fábrica de Calvo, la calle Martín Herrera y la rúa Ponte. La especial distribución del tráfico dejó vacía la Gran Vía, en la que incluso había estacionamientos libres. Hace tiempo que se da esta situación, aunque no tanto como estos días. Comerciantes del centro se quejan de que los coches no llegan a sus establecimientos por falta de información. La alternativa que supone la rúa da Lagoa solo es conocida por los habituales. Ayer por la noche, la Vila de Negreira volvía a estar cortada, para terminar el trabajo lo antes posible y evitar el colapso que puede producirse mañana al ser día de mercado. El problema principal lo tienen los conductores procedentes de Ardaña, Entrecruces, Sofán, Berdillo y Artes, casi la mitad de la zona rural de Carballo. Todos ellos se quedaron estos dos días sin alternativas.

El lunes y ayer, buena parte de los carballeses se preguntaban «qué carallo pasa hoxe no pueblo», aunque solo uno lo escribiera tal cual. Incluso para los medianamente informados el desconcierto fue importante.

En un nudo de comunicaciones vital para Carballo como es la rotonda de A Milagrosa, la falta de una vía alternativa bien señalizada con el debido adelanto es un error de planificación que terminó complicando mucho las cosas. La concejala de movilidad, Milagros Lantes, aseguró que había hablado con la empresa y que tendría listo el corte de la Vila de Negreira para el jueves, con el fin de facilitar el tráfico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Que carallo pasa hoxe no pueblo»