Una construcción singular que no está protegida por el plan urbanístico


Hace ya mucho que la huerta del Casino tenía que ser una plaza rodeada de construcciones. El proyecto quedó parado, sobre todo tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Mientras, el Casino languidecía.

La cosa cambió cuando existió la certeza de que todo lo que había podía desaparecer. La construcción es de 1924, pero la institución nació antes, en 1889, y esa fecha es la que aparece en la refundada sociedad.

Para mantener la construcción, que es una de las pocas de principios del siglo pasado que quedan en pie en Carballo, se han recibido aportaciones grandes y pequeñas. Las cantidades que ha puesto cada cual permanecerán en el anonimato y también la fórmula utilizada por cada persona. La idea es que el Casino vuelve a ser de todos.

A viva voz

«Agora do que se trata é de que este primeiro obxectivo logrado se poida materializar definitivamente»

Preocupado por la situación general y siempre que ha podido, Evencio Ferrero, alcalde de Carballo, acudió a las reuniones en el Casino de Carballo. Es socio desde hace muchos años y tomó parte en estos encuentros «como un cidadán máis». «Agora do que se trata é de que este primeiro obxectivo logrado se poida materializar definitivamente», comentaba ayer tras conocer que se había reunido la cantidad necesaria para ejercer el derecho de retracto. «É algo importante, claro. Unha resposta exemplar de todo un pobo, e que agora hai que ratificar», expresó el regidor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una construcción singular que no está protegida por el plan urbanístico