Berocasión muestra su capacidad para crecer en una edición récord

Solo en la feria carballesa ya quedaron apalabrados una media de 5 vehículos por expositor


Carballo / la voz

Hubo el doble de participantes y una jornada más y eso tiene que notarse y se notó. Berocasión ha demostrado en la edición que se clausuró ayer en Carballo pasadas las diez de la noche, que todavía tiene capacidad para crecer y desarrollarse y que el mercado del vehículo de segundo mano no es flor de un día al abrigo de la crisis, sino que es una fórmula para que el cliente se ahorre un dinero sobre todo en impuestos.

Según Marcos Díaz Molk, el top de ventas se lo rifan los kilómetro 0 y los seminuevos, aunque también hay público para coches con casi 10 años, buena parte de los cuales llegan de Alemania y otros países. Este desembarco de vehículos de importación ha sido la causa de que este año hubiera récord de participantes, con 13 expositores. José Ángel Iglesias, de Rebalcars es uno de los más afortunados. En la muestra vendió 8 unidades, todas ellas diésel. Las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en las que anunciaba que el gasóleo tiene los días contados, obligaron a rebajar el precio de estos turismos. Los compradores, sin embargo, no parecen haberse asustado, al menos los de la Costa da Morte.

Pinchazo

La feria no fue igual para todo el mundo. Algunos reconocieron que habían pinchado, con solo dos unidades comprometidas, mucho menos de lo habitual en las últimas ediciones. A pesar de todo, la media está en cinco vehículos, lo que significa que han salido unos sesenta, una cifra muy buena si se tiene en cuenta que la influencia de Berocasión dura por lo menos una semana, ya que muchos acuden a la muestra a ver los coches, pero cierran el trato en el concesionario.

Eduardo Martínez, del Grupo Breogán-Toyota, confirmó tres pedidos en firme, pero tiene concertadas varias visitas esta semana. Arriesgó y se presentó en el parque Rego da Balsa con vehículos híbridos, por los que se interesó el público. «La gente está empezando a pensar en las emisiones», dijo. Para él, ayer fue el mejor día de la feria, en tanto que Díaz Molk, de Automóviles Dimolk, señaló que el viernes fue especialmente bueno.

En todo caso, la ampliación fue bien recibida por los clientes y los expositores, aunque algunos se quejaron de no haber tenido tiempo suficiente para preparar las cosas de forma adecuada. También alargaron el final hasta las 22.00 horas y hasta el último momento hubo compradores.

Nada en concreto

Es el caso de Marcos Ordóñez, de Ponteceso, que acudió a Carballo para ver los coches expuestos, aunque «sin buscar nada concreto». Quedó prendado de un intermedio entre turismo y furgoneta y es más que probable que esta semana se pase por el concesionario. También se hacía la pregunta del millón: ¿Es mejor comprar diésel o gasolina?. «Non creo que quiten o gasóleo. Tamén dixeron antes do prezo da gasolina e ao final non pasou nada», expresó Marcos Ordóñez. En todo caso, el tema ha planeado sobre toda la feria. Para Sergio Suárez, de JGCar, ha sido uno de los argumentos para iniciar la conversación con los clientes. Habrá tenido muchas a lo largo de estos días, porque sobre las nueve de la noche de ayer confesaba estar «a tope» y calificaba su participación de «un éxito». Era la primera vez que participaba y parece un firme candidato a hacerlo de nuevo.

Como en años anteriores, las primeras horas de las tardes de ayer y del sábado fueron flojas. A causa del buen tiempo fueron muchos los que aprovecharon para irse a la playa. El recinto volvió a llenarse a partir de las siete de la tarde y estuvo con una buena ocupación hasta el cierre.

Según la mayor parte de participantes, las ventas y los contactos compensan el trabajo que supone el traslado de los coches.

El stock de diésel dobló el número de empresas e hizo que la oferta llegara a las 400 unidades

En la edición de Berocasión que se cerró ayer, la número 13, hubo 400 unidades, todo un récord, aunque los expositores tuvieron que limitar el número de vehículos que llevaron a la zona de Rego da Balsa, que se ha consolidado como el mejor lugar en el que realizar la muestra.

Una importante cantidad de vehículos diésel de segunda mano salió de los talleres y almacenes para tentar a vecinos y visitantes. Las declaraciones de la Ministra Teresa Ribera sobre este tipo de vehículos hizo que los concesionarios consideraran urgente deshacerse del mayor número de vehículos posible. Así, los que en años anteriores ni siquiera se planteaban acudir a Berocasión, este año sí lo hicieron.

La participación más baja fue la del año pasado, quizá por la recuperación de las ventas de coches nuevos y tal vez por la falta de existencias, ya que del 2008 al 2010 cayeron las matriculaciones, por lo que apenas hay coches de segunda mano con 8 o 10 años de antigüedad.

A todo gas

El sector de la automoción parece ir a todo gas en Carballo. En poco tiempo han proliferado numerosos establecimientos de compra venta y eso se ha notado en la participación de este año en Berocasión. Hace tiempo, la riqueza de una localidad se medía por el número de oficinas bancarias. Ahora cuentan los coches. Cuántos más se necesitan es que mejor van las cosas. Quizá sea un indicio de que el despegue está ya próximo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Berocasión muestra su capacidad para crecer en una edición récord