Carballo se ha quedado sin pisos nuevos y apenas hay ya a estrenar

El mercado de segunda mano es el centro de la actividad inmobiliaria


carballo / la voz

Comprar un piso nuevo en Carballo es ya imposible. El mercado inmobiliario otorga esta calificación las construcciones con menos de 5 años y las más recientes en el casco urbano datan del 2012, por lo que aunque nunca hayan sido habitadas han perdido parte de su valor y han pasado a convertirse en viviendas a estrenar. De estas ya quedan también muy pocas, de hecho, en todas las agencias hablan solo de dos promociones con estas características en las que es posible encontrar un piso. Una de ellas está en la rúa Muíño con Alfredo Brañas, una esquina bien situada en la que apenas queda ya nada.

La otra es una promoción mucho mayor. Está en la Vila de Negreira y allí todavía quedan viviendas. Chus Arán explica que las ventas se animaron en cuanto los bancos pusieron en el mercado los pisos de su propiedad, a precios muy competitivos. Ahora, esos pocas viviendas constituyen todo el mercado que queda de casas a estrenar.

Así, las inmobiliarias de Carballo trabajan únicamente con vivienda de segunda mano, que en ocasiones alcanza precios muy altos. Por un dúplex de la Praza de Galicia llegan a pedir 325.000 euros, un precio a todas luces exagerado, a pesar de que se trata de una vivienda céntrica y con muy buenas calidades.

Según el agente inmobiliario Miguel González, las áreas más demandadas en Carballo son el centro y la zona del Mercadona y la estación de autobuses. En estos puntos un piso anda por los 120.000 euros, aunque el empresario Chus Arán señala que hay viviendas disponibles por 175.000 euros. El caso es que en Carballo, por 80.000 euros ya se puede adquirir una vivienda de dos habitaciones, pero tampoco es demasiado fácil encontrarlas.

Los pisos más caros han sido completamente reformados y son muy céntricos. Una vivienda de segunda mano en la calle Ourense de Carballo llega a los 140.000 euros.

Los responsables de inmobiliarias reconocen que la situación no es demasiado buena y que la oferta escasea. El mercado ha empezado a moverse tras la aprobación de Plan Xeral de Ordenación Municipal de Carballo, que ha permitido obtener información fehaciente sobre los solares que hay en el casco urbano y que son bastantes todavía. Además, ya sería posible obtener licencias de construcción.

Sin embargo, no parece que haya movimiento en este sentido. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria en el 2008 todavía tiene sus efectos hoy. Por un lado, a los bancos les cuesta mucho dar créditos y, por otro, los constructores prefieren la obra pública. La precariedad del mercado laboral y la inestabilidad en el trabajo de muchas parejas jóvenes hace que les resulte imposible obtener el dinero necesario para adquirir una vivienda. «Ao mellor teñen a metade do que custa o piso, pero non poden conseguir que lles presten os cartos», explicó Chus Arán.

Mascotas

Otro nicho de mercado es el de las casas. Cada vez son más las familias que tienen mascotas y las comunidades de propietarios que deciden no permitirlas en los edificios. Se está dando una mayor demanda de viviendas unifamiliares con pequeños jardines, pero el entorno de Carballo resulta muy caro, sobre todo en la parte de Bértoa, y muchas de las construcciones necesitan una importante rehabilitación o son demasiado grandes y, por lo tanto, muy valoradas.

Razo y Bértoa son las zonas más caras para comprar una parcela 

Por lo que cuesta en piso en Carballo es posible comprar una parcela de 500 metros cuadrados en Razo. Es la zona más cara del municipio, seguida de Bértoa, sobre todo en la zona más próxima al casco urbano.

En el caso de la playa, los solares en los que está permitido edificar son cada vez menos y es muy improbable que Urbanismo permita una ampliación del núcleo, por lo que las fincas vacías se han revalorizado mucho.

Fuera de la capital de Bergantiños, es Laxe la localidad que se lleva la palma en cuanto a precios. En la comarca ha desplazado a Malpica como centro turístico, pero en este caso tampoco hay una oferta importante, sobre todo por lo que se refiere a pisos.

Este mes, el mercado en estos puntos de veraneo se ha animado con la presencia de posibles compradores que vienen de distintos puntos de Galicia o de España. A pesar de todo, el mercado se está agotando. «Xa non podes pasar unha tarde ensinando vivendas a un cliente, non hai oferta suficiente para poder facelo», explicó Chus Arán.

Con sentido

Es muy posible que se produzca un segundo bum inmobiliario en Carballo, dada la fuerza económica del municipio y la falta de obras en ya más de un decenio. Pero, si lo hay, la experiencia adquirida permitirá que sea más acompasado a las necesidades en ofertas y en precios. Existen muchos pisos vacíos, cierto, pero también la seguridad de un PXOM que facilitará obrar con sentido, favoreciendo un necesario crecimiento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Carballo se ha quedado sin pisos nuevos y apenas hay ya a estrenar