Los procesos penales por violencia machista se duplican en tres meses

En los juzgados carballeses fueron 52 nuevos casos frente a 23 de octubre a diciembre


Carballo / La Voz

Sobre las dos de la madrugada de este pasado martes un joven de apenas 18 años fue detenido por agentes de la Policía Local de Carballo. Se le relaciona con una agresión sufrida por su pareja en el interior de un vehículo, estacionado en la rúa Luis Calvo. El investigado quedó en libertad con cargos a la espera de juicio tras prestar declaración en el juzgado carballés. De hecho, se da la circunstancia de que la supuesta víctima no quiso denunciar los hechos, pese a que un primer momento sí reconoció a los policías que había sido agredida físicamente, y tuvo que ser la Guardia Civil y la propia Policía Local las que actuaran de oficio, tal y como marca la ley en estros casos.

Este es el último caso registrado en la comarca. Pero las cifras de nuevos procesos judiciales, todos ellos relacionados con la violencia de género, continúan en aumento y sin visos de que vaya a cambiar la tendencia a corto plazo. Sobre todo, en el partido judicial de Carballo, donde los procedimientos entrantes se han disparado. O eso es lo que se desprende del último informe publicado por el Consejo General del Poder Judicial, que revela que en el primer trimestre de este año se han registrado 52 nuevos casos penales, frente a los 23 contabilizados entre octubre y diciembre del 2017.

Duodécimo en el ránking

Unas nefastas estadísticas que no paran de crecer y que mantienen, un año más, a los juzgados carballeses en la lista de los que más casos atienden cada ejercicio. De hecho, ocupan el puesto duodécimo del ránking autonómico (45 partidos judiciales) por detrás de A Coruña, Vigo, Pontevedra, Ourense, Ferrol, Santiago, Lugo, Vilagarcía, Ribeira, Betanzos y Cangas. Y eso que el partido judicial carballés apenas atiende a una población potencial de menos de 70.000 habitantes. «De esos datos de nuevos casos le puedo decir que en la realidad se podrían multiplicar por tres, como mínimo», apuntó Ana Aldao, responsable del Centro de Información á Muller de A Laracha desde el 2005. Esta profesional de la psicología dejó claro que el miedo a denunciar persiste entre muchas mujeres y rompió la idea asociada de que mujer maltratada es aquella que carece de estudios, con hijos a cargo, sin trabajo y dependiente económicamente de su pareja: «Ese perfil ya es historia. A nosotros nos llegan víctimas de violencia machista con estudios universitarios, con un buen puesto de trabajo, con buenos sueldos y nivel de vida e independientes desde el punto de vista económico. Lo que sucede es que no denuncian porque no quieren que sus casos trasciendan del ámbito familiar, pero sí que hay casos y muchos más de lo que la sociedad cree».

Punta del iceberg

Ana Aldao, que atiende a mujeres de la comarca de Bergantiños y de municipios limítrofes con A Laracha, cree que estas estadísticas oficiales representan la punta del iceberg «de algo más profundo, de una lacra que no cesa».

Los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial dejan bien a las claras la gravedad del asunto. Sobre todo un dato: mientras que en el primer trimestre de este año el numero de denuncias por estos hechos, cayeron de media un 20%, en el conjunto de Galicia, con respecto al primer trimestre del 2017, en lo que respecta al partido judicial de Carballo se puede decir que se han mantenido: 60 (en el primer trimestre del 2017) frente a 52, al igual que el número total de procesos pendientes de resolución 100 contra 97.

Más medios

Los juzgados carballeses no dan abasto ante tanta carga de trabajo. De hecho, y pese a la huelga de los funcionarios de Justicia, los casos relacionados con violencia de género fueron atendidos de forma escrupulosa. Las fuerzas de seguridad, en especial la Guardia Civil, siguen con las labores de seguimiento, vigilancia y control de mujeres que, por orden judicial, precisan de especial atención debido al elevado riesgo de sufrir una nueva agresión por sus parejas o exparejas. Eso sí, los medios de los que disponen en la Guardia Civil son menores, debido a que cada vez hay menos agentes al no cubrirse la totalidad de las plazas.

Por fin llegó el ansiado refuerzo para la sala número 1 de Carballo

Era una vieja demanda desde que se inauguró el tercer juzgado en Carballo hace ahora unos once años. Los sindicatos, en especial SPJ-USO, reclamó de forma insistente un refuerzo (auxilio judicial) para el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Carballo, con el objetivo de reforzar el departamento de Violencia sobre la Mujer. El pasado 6 de febrero la Xunta de Galicia publicaba en su boletín oficial que esa plaza se iba a cubrir de forma inmediata. Coincidió en el tiempo con el inicio de la huelga del personal de la Administración de Justicia, que se prolongó durante casi dos meses. Por fin, el 7 de julio, cinco meses después del anuncio, esta persona tomó posesión de su puesto con el objetivo de ayudar en los trámites burocráticos y en los procesos penales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los procesos penales por violencia machista se duplican en tres meses