Tráfico y Policía tratan de poner freno a las carreras y los trompos en Razo

Cuatro jóvenes, de entre 22 y 26 años, ya fueron identificados en lo que va de verano


Carballo / la voz

La Guardia Civil, a través de los agentes del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT), y la Policía Local de Carballo tratan de poner coto a los desmanes, carreras ilegales y trompos que varios conductores suelen realizar en el vial que une la capital de Bergantiños con la principal zona de baño de Carballo.

Estas labores de vigilancia discretas en vehículos camuflados y con agentes de paisano, junto con los radares móviles, han permitido, desde que arrancó el verano, identificar a cuatro conductores, expedientados todos ellos por este tipo de prácticas. Las últimas diligencias le fueron abiertas a J.?D., de 26 años y vecino de Coristanco. Fue interceptado en la madrugada del sábado 7 de julio haciendo trompos y otras maniobras relacionadas con la conducción temeraria en el aparcamiento de la playa de Razo, con el consiguiente riesgo para el resto de usuarios de la vía.

Pero no ha sido el único caso. La Policía Local ha logrado identificar a otros tres amigos de las carreras ilegales. Las dos primeras identificaciones se llevaron a cabo el 26 de mayo. Dos jóvenes, nacidos ambos en 1996, fueron denunciados por conducción temeraria. Viajaban en un Seat León y en un Volkswagen Golf, respectivamente. Circulaban a velocidades anormalmente elevadas en un tramo limitado a 50. «Iban a piques», relató un testigo de los hechos, que prefiere mantenerse en el anonimato. Y añadió: «Pasaron tres veces a toda velocidad, a las seis de la tarde, por delante de las casas y negocios. No hubo una tragedia porque Dios no quiso». Este testigo trasladó el aviso a la Policía Local, que montó un dispositivo en Carballo, pillando in fraganti a ambos jóvenes, que fueron multados con 500 euros y la retirada de 6 puntos en el carné de conducir.

No se trata de un simple episodio aislado: «El 22 de mayo, también sobre las seis de la tarde, varios coches pasaron a toda velocidad por Razo y al llegar a la explanada empezaron a hacer trompos, acelerones y frenadas bruscas». Los residentes de la zona hablan de entre «cinco y siete» turismos los que, de forma habitual, llevan a cabo este tipo de practicas ilegales al volante. Otro testigo incluso le pone identidad a uno de los supuestos infractores: un joven investigado con anterioridad por otros episodios similares, incluido un accidente de tráfico, en el que dio positivo en alcohol.

Positivo en drogas y alcohol

El cuarto identificado se produjo este lunes, cuando la Policía Local de Carballo abrió diligencias a V. M. R., de 22 años y vecino de Carballo por conducir, presuntamente, de forma temeraria y dar positivo en alcohol y drogas.

Los hechos sucedieron a las 21.30 horas. Un particular alertó de la presencia en la carretera que une Razo con Carballo (dirección Carballo) de un vehículo que invadía de forma constante el carril contrario con línea continua y adelantaba en cambios de rasantes a velocidades anormalmente elevadas. Una patrulla de la Policía Local montó un dispositivo. Al llegar a la altura del vehículo rotulado, el conductor del Volkswagen Golf de color negro aceleró y se dio a la fuga, iniciándose una persecución que duró hasta la rúa Muíño. El presunto infractor tuvo que frenar al estar el semáforo en rojo evitando arriesgarse a un accidente al tratarse de un cruce de escasa visibilidad. Esto permitió a los policías darle alcance. Identificaron al conductor, que dio positivo en alcohol (0,6 y 0,65), en cannabis y en anfetaminas.

Uno de los viales más problemáticos y de mayor tasa de multas por exceso de velocidad

En el verano del 2017 se produjeron las primeras quejas de vecinos, comerciantes y hosteleros de Razo por la continua presencia de cafres haciendo el fitipaldi por Razo. Incluso hubo un par de escritos a la Diputación, titular de la vía, para que pusiera pasos elevados, una reclamación de la que, a día de hoy, los afectados no han obtenido contestación.

Donde sí hubo respuesta fue en la cifra de multas. Dos semanas después de aquellas críticas públicas (15 de julio), Tráfico de la Guardia Civil puso el radar de camuflaje. Fueron sancionados 80 conductores. Y entre julio y agosto, más de 200. La carretera entre Carballo y Razo se ha convertido en una prioridad para las fuerzas de seguridad por el elevado número de casos detectados de exceso de velocidad y delitos contra la seguridad vial. Se han llevado a cabo continuos controles de detección de alcohol y drogas, además de ser uno de los tramo más vigilados de Carballo, junto con As Labradas.

Un arma

El coche, utilizado con irresponsabilidad, puede convertirse en un arma. Las carreras, los trompos y demás aventuras al volante en Razo no son más que manifestaciones de evidente peligro por quien debería derivar su pasión automovilística a otros escenarios. Para eso están los circuitos, con sus reglas y sus medidas de seguridad. Las carreteras son para que la gente pueda llegar a los sitios, sana y sin que nadie se la lleve por delante.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Tráfico y Policía tratan de poner freno a las carreras y los trompos en Razo