Las atracciones del San Xoán esperaron hasta ayer para tener luz

El Concello de Carballo tuvo que activar un plan B y contratar grupos electrógenos hasta para las orquestas. Finalmente, hubo conexión y todo se pudo arreglar


carballo / la voz

Las fiestas del San Xoán se van a desarrollar con normalidad, pero ayer se vivió una jornada frenética para tratar de solucionar un problema que tuvo en vilo a los feriantes durante los últimos días: carecían de conexión eléctrica. Algunos ya llevaban desde la semana pasada asentados en Carballo, y tenían pensado activar sus máquinas, como muy tarde, el día del pregón, el jueves 21. O antes, seguramente. Pero no pudieron. Las instalaciones para la conexión de corriente estaban preparadas, los empresarios habían cursados los correspondientes boletines, y todo iba como siempre. Pero la luz no llegaba y lo que vino fue una gran inquietud. Ayer por la mañana, varios empresarios de las atracciones se reunieron en el San Martiño y expresaron sus quejas al respecto. Reconocían que ni los organizadores ni el Concello tenían culpa de lo que pasaba, así que quedaba en manos de la compañía suministradora o de quienes se encargan de dar los vistos buenos «y conectar los fusibles», como gráficamente resumía uno de los dueños de un puesto.

Al mismo tiempo, el edil Luis Lamas mantenía reuniones con responsables provinciales de Fenosa para tratar de llegar a una solución. ¿Dónde estaba el problema? La normativa de conexione de acontecimientos puntuales a la red ha cambiado hace menos de un mes. Son normas autonómicas para las que aún no hay casi experiencia práctica, de ahí los malentendidos. Deben cumplirse determinados requisitos técnicos de forma y de plazos que aún no están rodados. De hecho, desde el gobierno local indican que la comunicación les llegó el 21, el jueves, sin tiempo de reacción. Por unos o por otros, los que pagaban el pato eran los feriantes, y alguno hasta se planeaba conectar por su cuenta o, en todo caso, recurrir a un grupo electrógeno, propio o alquilado. El Concello también actuó y activó esta opción, contratando grupos electrógenos para garantizar la actuación de las orquestas y de las demás atracciones. En torno a las 18.00 horas, un responsable de Fenosa comunicaba al alcalde que la conexión sí se haría a la red, con lo que se solucionaba el problema. El regidor, a su vez, se comprometió a realizar mejoras en los cuadros de conexión y otras instalaciones que ya se vieron mejoradas hace casi tres años con casi 20.000 euros de inversión.

En todo caso, cree que el hecho de haber cambiado la normativa tan recientemente pilló a Carballo por medio y de ahí estos problemas. A última hora de la tarde de ayer todo estaba funcionando con normalidad, aunque tras una mañana intensa de llamadas y quejas.

«Nos dicen que vengamos en fin de semana para esto»

Por la mañana, una parte de los dueños de las atracciones establecidas en el San Martiño comentaban su situación entre el desconcierto y el cabreo. Enorme, de algunos. «Nos dicen que vengamos el fin de semana para eso», se quejaba uno de ellos. Todo en silencio, todo parado, sin saber qué hacer y a la espera de noticias. Y pagando las reservas de espacio y línea, pero sin respuesta. A primera hora de la tarde ya daban por hecho que tendrían que usar los grupos electrógenos facilitados por el Concello, especialmente los de las atracciones infantiles. Las de todos los públicos se veían abocados a usar generadores propios. Finalmente, le llegó la noticia de la conexión.

En el San Martiño hay unas 35 atracciones. Hay más huecos libres que otros años, determinados elementos lo echarán de menos los asiduos a estas diversiones. No solo la noria, que es la más vistosa, sino el Booster (poco apropiado para quien se marea mucho), el Martillo, el Simulador, o incluso la pista de karts, al otro lado del puente, que tenía un público muy fiel ávido de emociones a ras de suelo.

El absurdo

No es este el año de las atracciones en Carballo. Como si se hubiese torcido el plan de diversión periférica de las fiestas. Se han caído varias de la lista y entre la burocracia, los malos entendidos, las nuevas normativas y los desajustes, los empresarios del sector echaban chispas. Se ha vivido estos días la auténtica odisea de cómo darle a un interruptor. Como si un ser invisible en forma de burocracia lo impidiese. La imposibilidad del absurdo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las atracciones del San Xoán esperaron hasta ayer para tener luz