Carballo encara el último año con mucha inversión y el polígono al alza

La mayoría absoluta ha dado seguridad al BNG, pero la oposición no ve avances

.

carballo / la voz

El gobierno de Carballo encara su tercer y último año de mandato con la tranquilidad de la mayoría absoluta y unas cuentas saneadas que evitar agobios y dan una tranquilidad de la que había carecido desde el 2003 y hasta el 2015, cuando había que negociar todo y cada proyecto importante se abonaba a la negociación. Otra cosa es que para la oposición estas dos fortalezas no hayan tenido reflejo en el día a día y, en opinión de los tres grupos, el balance sea mucho más negativo que positivo, como reflejan sus intervenciones en los plenos y ayer reiteraron a la hora de hacer balance.

En todo caso, las arcas municipales (en la tesorería diaria y en remanente absoluto) nunca tuvieron tanto dinero como tienen en la actualidad, fruto de las restricciones de la legislación estatal y de cumplir a rajatabla las indicaciones de los técnicos, que se caracterizan más por la prudencia que por el riesgo, aunque sea político. Y a eso hay que añadir que la Diputación, con sus nuevos planes, aporta más de tres millones de euros. Con todo lo que se puede gastar, las obras en marcha son muchas: en el último año, en los tres de gobierno y en el que queda van a ser más aún. Después de San Xoán, el centro estará levantado en obras, en varias calles, pero también se va a ejecutar el abastecimiento de agua a la costa, un proyecto financiado íntegramente con fondos municipales: 1,7 millones de euros. La inversión elevada es incluso la privada, aunque lejos de los años de bonanza (y burbuja) urbanística. Hay muchas casas unifamiliares en construcción, y el centro comercial de la Vázquez de Parga está a punto de terminar. La aprobación del PXOM, hace ya dos años y medio (y no sin tiempo), fue clave.

El último año ha sido el del despegue de los consellos parroquiales, que han permitido a los vecinos formular peticiones y quejas y, al gobierno, aprobar alguna de sus obras. También han avanzado los centros sociales, ya sea con reformas o de nueva planta, como el de Ardaña. En lo que queda de año debería empezar, y tal vez acabarse el de Bértoa, en el polígono.

El parque empresarial de Bértoa es el gran protagonista de los últimos tres años, no por esta construcción, ni por sus zonas ajardinadas (las nuevas obras de Carballo incluyen todas árboles, lo que debe calificarse como una novedad histórica inaudita), sino por el despegue de venta y construcción que es el asombro de Galicia. Ha influido la rebaja drástica del suelo, pero también el convencimiento de los inversores de que Bértoa es un buen lugar para establecerse, sobre todo ahora que se quiere jugar la baza del apoyo logístico al puerto exterior en unión con A Laracha y Arteixo, una comandita que no es muy habitual y que ha de aplaudirse, con independencia de los resultados. Si hay algo en lo que todos los grupos de Carballo están de acuerdo es que el polígono es el gran motor de empleo local, con miles de puestos de trabajo directos o indirectos.

Cambios también ha habido en el centro urbano, aunque aquí las discrepancias son mucho mayores. Algunos detalles, como los accidentes con los bolardos en la calle Desiderio Varela, han ocupado a veces el centro de debate político (y quejas vecinales) en los plenos. En el fondo subsiste el ya largo debate sobre si abrir más el centro o no a los peatones. Las líneas del BNG van por ahí en todas las calles en las que se actúa. Las plataformas únicas han venido para quedase (igual que el túnel de la calle Coruña), y la futura ordenanza de movilidad (también debería estar aprobada en lo que queda de mandato) definirá las nuevas reglas de movimientos de todo tipo.

Hostelería y cultura

En los once meses que quedan hasta las elecciones estará en marcha la Escola de Hostalaría, en el Fórum. Y Carballo seguirá destacando en España aspectos culturales tan diversos como las webseries, el teatro o los murales urbanos, un salto visual cualitativo en estos últimos tres años de ejecutivo. El potencial turístico es tan elevado que necesita avanzar un paso más. También Carballo es un nombre con mayúsculas en deporte, y no en uno, ni en dos, ni en tres: el esfuerzo en este sentido y apoyo a clubes es crucial, y alguna instalación añadida no quedaría ociosa.

En política, Terra Galega ya no es una, sino dos. El partido de Andrade se ha fracturado y ya se verá si en mayo acude con dos listas a las elecciones, o tres. O una sola, porque en la política hacer candidatura no es fácil.

Realizado

 

 

El BNG presentó un amplio programa electoral en el 2015, con miras al siguiente cuatrienio, pero también -y así lo enfatiza- con otras más largas al 2030. De ahí que algunos proyectos incluidos eran a corto plazo, otros a medio y algunos a largo. Entre algunos de los muchos aspectos citados, ha aumentado la participación ciudadana, el apoyo a ferias y actividades sectoriales, el cambio en el centro urbano; carteles como el metrominuto, rutas más accesibles, el pedibús. La pista de skate está a punto de empezar en el Rego da Balsa; el saneamiento y el abastecimiento también han avanzado (el contrato del ciclo del agua costó, pero salió adelante finalmente, además con un canon importante para obras). Ha habido avances en la red de centros sociales y espacios públicos, en el plan de formación y empleo con base en el Fórum. Se reformó el campo de As Eiroas y también el de Sofán. Ya hay inclusión en la red de transporte metropolitano, y también en la Reserva da Biosfera de As Mariñas (aunque no está del todo claro para qué va a servir). El apoyo a acciones culturales y sociales parece evidente. Y que el PXOM se hizo bien, sí a medias: el Concello gana todos lo pleitos que le ponen y ha estimulado la actividad urbanística, pero también ha comenzado trabajar para acometer ya las primeras reformas.

Realizado

 

 

El BNG presentó un amplio programa electoral en el 2015, con miras al siguiente cuatrienio, pero también -y así lo enfatiza- con otras más largas al 2030. De ahí que algunos proyectos incluidos eran a corto plazo, otros a medio y algunos a largo. Entre algunos de los muchos aspectos citados, ha aumentado la participación ciudadana, el apoyo a ferias y actividades sectoriales, el cambio en el centro urbano; carteles como el metrominuto, rutas más accesibles, el pedibús. La pista de skate está a punto de empezar en el Rego da Balsa; el saneamiento y el abastecimiento también han avanzado (el contrato del ciclo del agua costó, pero salió adelante finalmente, además con un canon importante para obras). Ha habido avances en la red de centros sociales y espacios públicos, en el plan de formación y empleo con base en el Fórum. Se reformó el campo de As Eiroas y también el de Sofán. Ya hay inclusión en la red de transporte metropolitano, y también en la Reserva da Biosfera de As Mariñas (aunque no está del todo claro para qué va a servir). El apoyo a acciones culturales y sociales parece evidente. Y que el PXOM se hizo bien, sí a medias: el Concello gana todos lo pleitos que le ponen y ha estimulado la actividad urbanística, pero también ha comenzado trabajar para acometer ya las primeras reformas.

«Son anos de crecemento, e cunha situación moi saneada»

Evencio Ferrero, alcalde, que planea un nuevo espacio deportivo y otro cultural a medio plazo. Sobre su futuro: «Despois do verán»

s. g. rial

Evencio Ferrero (63 anos), alcalde desde el 2003, concejal desde 1979, enfila su cuarto mandado, el primer con mayoría absoluta. Y contento con lo hecho: «En xeral son anos de crecemento para Carballo, e cunha situación económica moi saneada. Hai unha enorme actividade inversora, e destaco o impulso que está tendo o polígono de Bértoa».

También destaca el «gran impulso de los consellos parroquiales» y sus positivos efectos de interlocución con los ciudadanos y de participación en los asuntos públicos. Parte del superávit se destina a obras solicitadas por estas entidades.

Ferrero sigue sin entender la regla de gasto que impide gastar el remanente: «Ninguén o entende. É un marco legal igual para todos, os que teñen e non deben e ingresan, e os que non teñen ou deben. Un disparate enorme. E nós estamos con tesourería histórica, nunha das contas temos once millóns. Ata hai pouco anos, sempre había que facer operacións de tesourería, de 80, de 100 millóns de pesetas, logo de un millón de euros... Agora, xa nada». No cree que el nuevo Gobierno vaya a cambiarlo, ve lógico un control de las cuentas, pero no así. En el caso carballés, del remanente de 9 millones largos solo se pueden gastar 1,4. «Cando se regularice, a capacidade inversora de Carballo vai ser enorme, e xa o é agora», dice.

El programa del 2015 estaba diseñado con vista a 15 años, hasta el 2030. Ahora hay que plantearlo 2020-30. «É importante ter unha planificación a futuro», explica. Y con muchos proyectos. Uno, un nuevo espacio deportivo en un lugar por definir, atendiendo a las previsiones del PXOM. Otro, un nuevo espacio cultural, con un mayor auditorio que el Pazo da Cultura por las necesidades actuales, que no se va a ampliar.

Ferrero también destaca el «esforzo inversor» en el abastecimiento de agua a la costa, que empezará en breve, con 1,7 millones en la primera fase (en la costa además hay dos planes especiales de desarrollo urbanístico en marcha), además de obras educativas, de accesibilidad, formativas... Hay calles que el año que viene deberían tener proyectos aprobados, como la Igrexa o la Concepción Arenal. Y sobre su futuro para encabezar de nuevo la lista, nada: «Ata despois do verán non o falaremos», explica.

«Hai improvisación, abandono das parroquias, problemas de alumeado»

Aurelio Núñez, líder del PP

 

Aurelio Núñez Centeno (59 años) lleva poco más de un año al frente del grupo municipal del PP, tras la renuncia de Miguel Ferreiro, que encabezó la lista. Núñez compagina el trabajo municipal con el de diputado en Santiago. Su valoración de la labor del ejecutivo no es buena: «Hai moita improvisación: pouco traballo e moi improvisado, así que as cousas non van todo o ben que poderían ir. Hai abandono das parroquias, algo que se percibe moito nos consellos parroquiais, e un problema serio de alumeado, que non se resolve, danlle voltas e non cumpren coas melloras pendentes», explica.

Núñez también lamenta los problemas de seguridad en los pasos de peatones, «que non arranxan, malia a que hai un proxecto coa Deputación, xa debía de estar feito». Añade que se producen muchas roturas en el abastecimiento de agua, «e tampouco lle dan solución». Critica además «o problema moi grande co tráfico, hai que dar mil voltas para cruzar o pobo. Non se planifica nada, primeiro fanse os cambios e logo o plan de mobilidade», explica. Tampoco le gusta el resultado que están dando algunas obras públicas, «porque se basean máis no prezo baixo ca na calidade, e os inconvintes son evidentes». Cita las quejas en muchos asfaltados, el barrio de O Chorís, la avenida de Bergantiños, y otro puntos. Cree que hay que modificar los pliegos para priorizar la calidad.

Núñez indica que el remanente es excesivo, «pero noutro concellos non, parece que Montoro só lexislou para Carballo», ironiza. Tanto dinero sin ejecutar impide solventar carencias. En general, «a xente quéixase moito» de los perjuicios de la política municipal del BNG, dice.

«Falta transparencia. ¿Onde está o concello de cristal?»

Estefanía Canosa, de Terra Galega

 

Estefanía Canosa, de TeGa, es muy crítica. «Hai unha clara falta de transparencia. ¿Onde está o Concello de cristal do que falaba o alcalde? Non se gravan os plenos, non se colgan as actas nin os decretos. Os consellos parroquiais impulsámolos nós, e o BNG non quere que se fagan os de barrio. Poñen trabas ao noso labor de oposición, non podemos ver expedientes como o da praza de inspector de policía», señala.

Lamenta la tasa de la basura a las viviendas vacías, el «desequilibrio territorial» en favor de la zona urbana, las carencias de los puntos de luz, el abandono de la zona costera o el «sectarismo». También que no se haya conseguido la línea de fondos europeos Edusi, que no se cambie buena parte de la red de aguas, que no se ejecuten vías del sistema general, previstas en el PXOM. Falta, cree Canosa, instalaciones deportivas para la demanda que hay, los abonados «son os grandes prexudicados», e insiste en la «enorme discriminación hacia o mundo rural» en la prestación de servicios, ya que por ejemplo en las parroquias hay que pagar los aparcamientos a la mitad con el Concello, y en el casco urbano, no.

La portavoz de TeGa habla de «rodillo da maioría absoluta», que no va a mejor. Ataca la «xudicialización da vida municipal», tanto por empresas que recurren adjudicaciones, como por personal readmitido («a xestión en persoal é malísima; a política municipal, nefasta»). Y elogia el papel de su compañero Andrés Eirís a la hora de controlar las actividades contractuales, pese a las dificultades con las que se encuentra, entre otras cuestiones.

«Nós facemos unha oposición construtiva»

María Carmen Vila, del PSOE

 

María Carmen Vila (50 años) cree que, «desgraciadamente, e pola maioría absoluta que ten o BNG, en determinados asuntos hai unha falta de respecto importante hacia los portavoces da oposición». Ya lo comentó en un pleno, al alcalde le pareció hiriente, «pero non mellorou». Defiende el trabajo de su grupo. «Levamos mocións en case todos os plenos. Nós facemos unha oposición construtiva. Está ben desgastar ao goberno, pero sobre todo o que temos que facer é representar aos cidadáns, aportar iniciativas para aumentar a calidade de vida. Propoñer cousas que sexan boas para todos, e se é por consenso, mellor».

Cree que han logrado avances importantes con algunas de sus ideas. Vila echa de menos «esa complicidade» que tenía con ellos el BNG «ata que conseguiu a maioría absoluta», y ya no. «O noso labor é a defensa dos veciños, de todos, votantes ou non, e tratamos de facelo o mellor posible».

Votación
1 votos
Comentarios

Carballo encara el último año con mucha inversión y el polígono al alza