Aumentan las condenas de prisión por positivos en alcohol y drogas

Seis meses de cárcel y entre 2 y 4 años de retirada del permiso para los últimos acusados

.

Carballo / la voz

«Hay más condenas, y es así porque hay más delitos contra la seguridad vial», apuntaron ayer en la Guardia Civil. Las sentencias a conductores por positivos en alcohol y drogas, implicados en accidentes o interceptados en controles en las carreteras de la Costa da Morte han ido en aumento en los últimos años. Solo en Carballo, la Policía Local abrió en el 2017 un total de 81 diligencias, de las cuales 51 fueron remitidas al juzgado. Fue el primer año en el que las condenas por positivos superaron a las sanciones administrativas.

«La verdad, todo hay que decirlo, es que quitando al ciudadano de nacionalidad suiza que mató a un policía de Carballo, casi nadie entró en prisión porque para que eso suceda tiene que haber una serie de agravantes, como un homicidio imprudente [de 1 a 4 años de cárcel], pero sí que por parte de las autoridades judiciales se ven estos delitos de otra forma. Existe concienciación de la gravedad del problema y se va actuando. Otra cuestión a analizar es si hay, o no, que tocar el Código Penal por delitos contra la Seguridad Vial», añadieron en la Guardia Civil.

Dos de las tres últimas sentencias contra infractores por positivos en alcohol y drogas en la Costa da Morte se saldaron con 6 meses de prisión y entre 2 y 4 años de retirada del permiso de circulación, así como una multa en función de una serie de parámetros.

J. A. L. Q. fue condenado recientemente a seis meses de cárcel y cuatro años de retirada del permiso de conducir por intentar acceder con su vehículo al circuito en el que se desarrollaba una prueba ciclista en Cerceda. Se negó a realizar las pruebas de detección alcohólica, su vehículo carecía de ITV en vigor y de seguro obligatorio y el ahora condenado no llevaba el cinturón correctamente abrochado.

A O. A. M., le cayeron 6 meses de cárcel, además de otros 2 años y 10 meses sin poder llevar un vehículo a motor por haber dado positivo en alcohol (0.98 y 0,92 respectivamente) en un control realizado en la noche del 12 de julio del 2017 en el punto kilométrico 23,8 de la AC-552, en los límites de A Laracha y Carballo. El condenado tiene antecedentes por hechos similares y con sentencias firmes de junio del 2012 y abril del 2014. El encausado recurrió el fallo en primera instancia ante la Audiencia Provincial, que desestimó el recurso y ratificó, punto por punto, la condena inicialmente impuesta.

Más reincidencias

Mejor suerte tuvo otro infractor al que un juzgado de Carballo lo había condenado en primera instancia a 6 meses de cárcel y otros 3 años con el carné de conducir retirado por haber dado 1,12 y 1,08, respectivamente, en un control realizado sobre las nueve de la noche del 15 de agosto del pasado año, a la altura del punto kilométrico 10,400 de la AC-433, en el termino municipal de Laxe. Sobre el ahora condenado pesaban varias sentencias firmes por hechos similares en los años 2013, 2014 y 2015. El condenado recurrió y la Audiencia Provincial le redujo la pena de prisión a 4 meses y 16 días.

«No son condenas para ir a la cárcel, pero que sí tienen una repercusión directa sobre el condenado», apuntaron en la Guardia Civil. Y argumentaron: «Al tratarse de sentencias judiciales, esas personas tienen a todos los efectos antecedentes penales por delitos contra la seguridad vial. Y si una empresa requiere de sus servicios, por ejemplo de transportista, y solicita un certificado de penales, podría ser motivo más que suficiente para no ser contratado, de ahí la necesidad de que la gente se conciencie de que los delitos relacionados con el tráfico son más trascendentes que las propias penas aplicadas en sí».

En detalle

Exceso de velocidad. Superar el límite máximo permitido en 60 km/h en vías urbanas, y en 80 en interurbanas, puede conllevar prisión de 3 a 6 meses, la retirada del permiso de 1 a 4 años, una multa y trabajos para la comunidad (30 a 90 días).

Alcohol y drogas. En el caso del alcohol, con tasas superiores a 0,6; con respecto a los estupefacientes, no hay una tasa mínima: de 3 a 6 meses de cárcel, de 1 a 4 años sin carné, multa y de 31 a 90 días de trabajo para la comunidad.

Conducir de forma temeraria. De 6 meses a 2 años de prisión y retirada del permiso de conducir de 1 a 6 años. Existen varios supuestos, entre ellos, desprecio manifiesto a la vida de los demás, conducir sin carné y negativa a someterse a las pruebas de alcohol y drogas. Si el juez interpreta que se actuó con desprecio manifiesto por la vida de los demás, de 2 a 5 años de prisión, 12 a 24 meses de multa, retirada del carné de 6 a 10 años y requisa del vehículo. Conducir sin carné conlleva de 6 meses a 2 años de cárcel, multa de 12 a 24 meses y 31 a 90 días de trabajos para la comunidad. Negarse a realizar las pruebas: de 1 a 6 años de prisión y de 1 a 4 años de retirada del carné.

No vale la pena

La vida de los usuarios de las vías no está para ser puesta en juego. Lo ideal sería que nadie saliese a la carretera a jugarse la existencia. La comprensión hacia el consumo de alcohol y drogas por parte de conductores debe ser nula. Si bebes o te drogas no conduzcas. Y si lo haces corres dos riesgos: uno es poder segar o arruinar la vida de cualquiera, además de la propia; la otra, que puedes ser condenado a prisión. Así que no vale la pena.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Aumentan las condenas de prisión por positivos en alcohol y drogas