El aumento de atropellos obliga a mejorar la seguridad en Carballo

Los pasos de peatones tendrán más luz, mejor señalización y más zonas elevadas


CARBALLO / LA VOZ

El Concello de Carballo, a través de su oficina técnica, ha preparado un amplio proyecto de mejora de la seguridad viaria en los pasos de peatones. En algunos de ellos, es muy necesaria, por luz deficiente y sobre todo por más siniestralidad de lo habitual. Esta cuestión fue abordada en el último pleno y en el anterior, pero se ha tratado en muchos más. Es casi uno de los clásicos (especialmente por preguntas de la oposición), lo mismo que en determinados consellos parroquiales.

El proyecto tiene en cuenta un informe técnico elaborado por el propio departamento y por la Policía Local. Y constata un dato clave: entre el 2012 y el 2015 se produjo un incremento de atropellos en las calles de Carballo; en el 2016, un descenso, y el año pasado, «un incremento considerable», según se refleja en la memoria. «Destes atropelos tamén se constata que unha porcentaxe moi elevada, en torno ao 90 %, prodúcense nos pasos de peóns, o que pon de manifesto que é necesaria unha intervención urxente, sobre todo naqueles que teñen unha maior intensidade de peóns e maior tráfico rodado, xa que son os que teñen máis probabilidade de seren recorrentes os accidentes», añade el informe. De ahí que se vayan a adoptar cuatro paquetes de medidas, en función de las necesidades de cada punto, redactadas en un proyecto que pagará la Diputación en un 80 % (falta la firma del convenio, pero se prevé inminente), y que supera por poco los 200.000 euros, con un plazo de ejecución de tres meses, aunque antes habrá que realizar todo el procedimiento de contratación.

La solución, por tanto, no será homogénea, sino que se atenderá a cada caso concreto, con un paquete de cuatro grandes medidas.

La primera, la mejora de la iluminación de los pasos. Y de dos modos: uno, cambiar las actuales luminarias por otras más potentes, cuando se encuentren situada a menos de 7 metros del paso. El otro, un nuevo punto (en aquellos en los que hay más de 7 metros) formado por una columna cilíndrica de 6 metros de altura, con un proyector concentrador de luz.

La segunda, usar pintura termoplástica en frío en dos colores, blanco y amarillo, para hacerlo más visibles, especialmente en días oscuros. E incluirán captafaros reflectantes a una cara en el frente de cada banda de color blanco.

Detector de presencia

La señalización vertical se mejorará en algunos puntos: paneles luminosos con indicación homologada de paso de peatones y que incorpore un texto, también luminoso, que advierta al conductor de la presencia del peatón o conductor. Se encenderá ante la presencia de una persona, por lo que llevará detector de presencia volumétrico en ambos lados de la acera. Todo esto se completará con señales de límite de velocidad a 20 kilómetros por hora.

Finalmente, dice la memoria que «para conseguir unha mellor sensación de seguridade, instalaranse medidas de calmado de tráfico» para reducir la velocidad. Y lo que se propone es instalar pasos de peatones elevados a base de mezclas bituminosas en caliente, con obras auxiliares de adaptación de las aceras a un nuevo nivel, y también dos nuevas alcantarillas para conectarlas a la red de pluviales, pues el drenaje longitudinal existente quedará interrumpido.

En el informe se establece que, como son trabajos superficiales, que no soportan estructuras de ningún tipo, no es necesario realizar ningún estudio geotécnico.

Las calles en las que se va a actuar son las siguientes: Compostela (tres pasos de peatones), Avenida da Milagrosa (cinco), Fisterra (cuatro puntos), Vázquez de Parga (cuatro), Luis Calvo (cuatro), Castelao (dos puntos), Fomento (dos), Gran Vía (uno), Sol (uno), Berdillo (cuatro), Poniente (uno), Fábrica (dos pasos), Avenida de Malpica (dos), Avenida de Razo (dos), Perú (tres, incluido el que está junto al centro comercial), A Ponte da Pedra (dos), Vicente Risco (uno) y Río Anllóns (uno). Son 18 calles y 42 pasos de peatones, según la memoria técnica ya elaborada.

Las limitaciones, cada vez mayores

El coto a la velocidad es constante en el casco urbano carballés, y fuera de él también. Sobre todo en los dos últimos años, cuando se han rebajado de manera drástica los límites, especialmente en la carretera DP-1914, hasta Entrecruces, donde es casi una odisea pasar de 60 (en algún tramo se puede), lo mismo que hacia Razo. En esta localidad hay varios límites a 30 y a 20. Uno de ellos, por peligro de deslumbramiento, pero también por estrechez de la calzada y mucho tráfico en verano.

Exigencias

La seguridad es exigente, para los ciudadanos y para las Administraciones. Los primeros han de respetar las normas de circulación y movilidad, cuando andan a pie o cuando van al volante. Los organismos tienen que contribuir a evitar todos los riesgos para los usuarios de las vías. En los atropellos hay responsabilidades, unas veces del peatón, y otras, de los conductores. Y luego, están las deficiencias. Todo ello obliga a realizar inversión.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El aumento de atropellos obliga a mejorar la seguridad en Carballo