«Es una llamada a la concienciación vecinal»

Yoseba MP ha finalizado su mural en O Couto: son «As Caza Lumes-Brigada do Machado». Es el autor de estos «Fenoménos do Rural»


CARBALLO / LA VOZ

As Caza Lumes - Brigada do Machado ya están pintadas en O Couto. Yoseba MP (A Coruña, 1984) ha terminado su trabajo en esta aldea pontecesá que él define claro: «Pequeña, pero compacta, recogida a un lado de la carretera, con cada casa coronada con un hórreo, calles laberínticas, huertas separadas por chantos y muros de piedra en equilibrio». Sus días allí han transcurrido con banda sonora y público constante: «Ovejas, gallos, perros y maquinaria agrícola. Lo mejor, el desfile de señoras en mandilón y faena pasando por delante del mural». Destaca la aparición de Magdalena: «Pasó andando a cámara lenta, apoyada en un bastón, subía la cuesta que va a su casa cargando con una mano una escalera de tres metros: después me enteré que era para cambiar las flores del cementerio».

El autor de Fenómenos do rural tiene trayectoria y trabajos alternativos a este, si bien estos murales lo han dado a conocer: «Disfruto mucho pensando en poderes y escenas surrealistas. Pero espero no quedarme solo con lo que ya sé que funciona y abrirme a otras temáticas». Sus obras tienen reflexión, «un darse cuenta del valor de estas mujeres»: «Que un nieto, hijo o marido vea a su abuela, madre o esposa como una superheroína y entienda por qué lo es, es importante». También busca que la gente se ría, aunque «no todo tiene que ser arreglar el mundo»: «Hay murales puramente estéticos que son increíbles, te alegran la mirada, que bastante es, sobre todo cuando se pinta en sitios feos».

Yoseba trabajó en O Couto durante las Festiletras y se reconoce afortunado de haber podido ver grupos como Igmig. ¿Por qué As Caza Lumes? «Si no queremos que se repitan los incendios del verano pasado hay que tomarse en serio las medidas de precaución. Las franjas de seguridad con las casas no se respetan en ningún lado (...). No soy un experto en los males del eucalipto, pero además de afectar a todo ser vivo que se topa con él, visualmente el gris de sus hojas le quita saturación a nuestro paisaje, lo hace monótono y aburrido. Está bien ganar dinero plantando árboles, la gente está en su derecho, pero hay que hacerlo bien. As Corta Lumes son tres amigas que ofrecen sus servicios para hacer cortafuegos, sofocar incendios, limpiar fincas y, sobre todo, cortar eucaliptos (...). Es una llamada a la concienciación vecinal, ya que si esperamos al Gobierno acabaremos otro verano con el culo quemado», dice.

Tres señoras de O Couto iban a ser las protagonistas, pero al final no se animaron y acabó encontrándolas en Ordes a través de una seguidora de su obra. «La primera con chaleco rojo es Nieves, soltando un berrido. Después, Paqui sonriendo ‘co machado en alto’. Por último, Flora, que desvía su atención hacia atrás para ver comer a una ardilla encima de un tocón de eucalipto», describe Yoseba. Añade: «Ese tronco debe pesar más de 1.000 kilos y aun así mucha gente que pasó por el Festiletras se sorprendía de la fuerza de las señoras, no era capaz de ver la trampa de la imagen. Eso refuerza la idea de los súperpoderes, estamos acostumbrados a ver escenas en el rural tan extraordinarias que algo tan imposible como esto lo vemos real».

Siguiendo con Fenómenos do rural Yoseba trabaja en un juego de precisión y azar que hasta puede funcionar como escultura: «Los primeros 100 los estoy haciendo yo. Después me limitaré a la supervisión. Los voy a vender vía web y tiendas». Él es, también, el autor de Fina de Carballo, mural del Rexenera Fest, festival que, a su juicio, mejora cada año: «Carballo es ya referente del arte urbano».

Lo mismo le pasa a Galicia: «Hay muralistas como Liquen, Tayone, Pelucas, Nano... Cada año aparece un festival nuevo: toda esta tendencia aquí la empezaron Mou y Sokram desde Ordes y sin medios. Ahora son gestores de varios festivales. Son los artífices de que yo esté pintando en fachadas». Todo esto lo contaba Yoseba ayer, día especial porque la Lei de Símbolos de Galicia data de un 29 de mayo. El himno -Os Pinos- es uno de ellos. Haciéndole honor, esta brigada femenina antieucaliptos.

CÓMO EMPEZÓ EL FENÓMENO. Casualidad y no casualidad: «Llevaba tiempo fijándome con la súperfuerza de la mujer rural, y justo después de hacer un trabajo para una hamburguesería en el que pinté a Yoda haciendo levitar unas patatas fritas me invitaron a participar en la exposición de el cocido de Lalín. Pinté a una señora con mandil pelando una patata en el aire, fue verla como una jedi lo que me hizo desarrollar «Fenómenos do rural»: el poder de «la fuerza» está en ellas. Después de este chispazo de conceptos, mujer, gallega, rural, jedi, superheroe, empecé a pintar la serie. Hay un elemento que las une a todas: levan un súpertraje, el mandilón».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Es una llamada a la concienciación vecinal»