Adiós al sueño de la División de Honor

Balonmano | El Calvo Xiria cayó de nuevo, esta vez contra el Córdoba (34-28)


Carballo / La Voz

El Calvo Xiria dijo ayer adiós al sueño de jugar la próxima temporada en la División de Honor Plata. Cayó frente al Córdoba (34-28), un contrincante, el andaluz, que demostró estar a años luz de los carballeses en cuanto a juego.

El Xiria se jugaba todas las opciones a una carta. Solo le valía la victoria para seguir pensando en el milagro tras la derrota (30-26) de este viernes contra el cuadro anfitrión, el Santoña.

Pero los de Fernando Vázquez apenas tuvieron opciones ante un equipo que juega en otra liga. Cuando quisieron, los andaluces tiraron de mortales contragolpes, cuando no, optaron por el ataque estático, muy combinativo, de rápidos pases y ventajas claras en los lanzamientos. Y cuando el partido lo requería, ralentizaban el juego para llegar físicamente bien, pensando en la gran final de hoy contra el Santoña.

Enfrente, un Calvo Xiria que volvió a ofrecer una gran imagen, digna de un equipo que acabó segundo en su liga. Los de Fernando Vázquez nunca bajaron los brazos, se dejaron el alma en la pista y no escatimaron un solo esfuerzo para tratar de equilibrar una contienda en la que David peleaba contra Goliat.

El duelo ya empezó con claro color cordobés (3-1, min 5). Pero los carballeses no arrojaron la toalla y gracias a las paradas de Iago Gómez (nueve increíbles en la primera parte), el Xiria se mantuvo a flote. De hecho, tuvo en sus manos dos opciones de empate en la primera parte: 7-6 (min 15) y 13-12 (min 26), pero como a todo perro flaco, todo fueron pulgas. Las precipitaciones, los fallos en las entregas y los errores en los lanzamientos decantaron la primera parte a favor del Córdoba (17-14).

La segunda parte arrancó por los mismos derroteros: un Córdoba que jugaba con el freno de mano cuando le apetecía, pero que daba un latigazo en el momento menos inesperado. Las ventajas se fueron ampliando (33-25, min 26) y ni siquiera hubo las paradas milagrosas del primer tiempo de Iago Gómez para reducir las distancias.

Pero el Xiria tuvo algo que le hace especial. No bajó los brazos bajo ningún concepto y logró maquillar el resultado en los instantes finales (34-28), cuando el cuadro cordobés se dejó ir pensando en el trascendental duelo de hoy contra el Santoña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Adiós al sueño de la División de Honor