«Hai 3 anos fixen a primeira aplicación, e hai 2 semanas, unha para Youtube»

«O que quere a xente, e o que buscamos, son as maneiras de que as cousas vaian mellor», dice este joven experto en inteligencia artificial. Se llama David Domínguez y es alumno del instituto Parga Pondal de Carballo


Carballo / la voz

Esta semana, David Domínguez ofrecía una charla en su instituto, el Parga Pondal de Carballo, sobre los avances en inteligencia artificial del asistentes virtual de Google, el conocido como Google Assistant. Llamativo, pero podría pensarse que no tanto. La clave está en que en Galicia solo hubo tres conferencias de ese tipo. Las otras dos, en Vigo y Ourense. En los tres casos (y otros muchos en el resto de España y del mundo) reservados a programadores que trabajan con el gigante mundial de la tecnología.

Y ahí estaba David, un chaval de 18 años con una profunda vocación tecnológica, que estudia 4º de ESO y que ha aprendido todo lo que sabe, que es mucho, de manera autodidacta. Por edad le correspondería estar dos cursos más arriba, pero por cuestiones médicas tuvo que dejar dos de lado. Con todo, no tiene problemas de notas y lo lleva bien. Cree que la clave es organizarse: «Un tempo para programar, outro para estudar, outro libre... Hai que ter un horario estrito». Criterios que casan perfectamente con un trabajo metódico y continuo frente a un ordenador, necesario para que los avances que todos manejamos en los diversos instrumentos electrónico funcionen, y además lo hagan bien.

Todo empezó hace unos cinco años, con apenas 13, cuando se interesó en el desarrollo de plataformas. Vio que muchos aspectos eran igual para los videojuegos y para los móviles. «E empecei a investigar. Hai tres anos creei as primeiras aplicacións por min mesmo. E hai dúas semanas, unha para Youtube».

Sorprende todo lo que cuenta porque, desde el desconocimiento, se presume la necesidad de un nivel de conocimientos académicos que, por edad y curso, aún no tiene.

Pero no es así. David lo tiene claro: «Á xente interésalle algo que sexa útil, dá igual a carreira que teñas ou non. O que quere, e buscamos, son maneiras de que as cousas vaian mellor». Y los avances son importantes: «Ao principio pasas moitas horas diante do ordenador, pero co tempo vas baixando, e podes facer en minutos cousas que antes custaban horas». Los padres al principio no sabían lo que hacía, ahora están encantados al ver su éxito. Tiene compañeros de instituto que le llaman amistosamente hacker. «Pero a nivel coloquial, porque o termo é moito máis profundo». No le gusta, en definitiva, porque no es exacto. Incluso es complicado asimilar toda la terminología que emplea para alguien que no esté acostumbrado a ella. Si lo normal es manejarse en Google casi de manera intuitiva, David es de los que se manejan por dentro de esos sistemas. Cree que una de las claves para triunfar es «interesarse». Ya cuando tuvo su primer ordenador no paraba de darle vueltas a ver qué era, o cómo había que hacer para administrar su red wifi». Insiste varias veces en la palabra utilidad. No lo dice así, pero más o menos trata de buscar un mundo mejor. En sus propias palabras, que las aplicaciones que se desarrollan «sexan útiles».

A nivel personal, también quiere acabar su propio videojuego, comenzado hace ya tiempo. Y mira hacia el futuro. ¿Qué es lo que viene? «Espéranos un mundo máis seguro, no que poderemos acceder a ferramentas ás que dará igual se es rico ou pobre. Coa intelixencia artificial haberá oportunidades para moita xente».

La voz ‘informática’ ya le queda lejos: es de otro tiempo

El asistente de Google es esa aplicación que permite hablarle para pedirle algo (una búsqueda, un dato...) lo mismo que el popular Siri de Apple. Su aplicación (de las cinco primeras en español para este tema específico, en este tipo de proyectos, el trabajo se nutre de muchas colaboraciones de un amplio equipo) va más allá, ya que usa la inteligencia artificial para que el dispositivo móvil aprenda del usuario. Sus gustos, sus inquietudes. «Está pensada para o momento que o que lle fala non está motivado, para fomentar a súa creatividade. A aplicación recoñéceo, sabe quen é, que busca, e pode axudar a que avance». Casi parece un amigo que, fruto de conversaciones anteriores en las que uno ha ido diciendo cómo es, y por tanto ha ido recopilando información, puede aconsejarlo o sugerirle el camino. Y, además, con un riguroso control de la intimidad: no se puede permitir que las cosas personales que uno le relata a la máquina puedan llegar a manos de cualquiera». Y en eso está David, en una fase muy incipiente, pero ya ha logrado 300.000 usuarios. Quien quiera probarlo solo debe indicar, por ejemplo, «quiero Boti Boti» (el alias que le ha dado), o buscarlo por su nombre David DF dentro del asistente. Funciona bien, pero como toda inteligencia, evoluciona. «Xa á a terceira versión que saco», y creciendo. Nunca se para. El hecho de poder contribuir a esta mejora continua de Google ya es todo un logro. Al mismo tiempo sigue trabajando en su web y en otros ámbitos. Sobra decir que de mayor quiere dedicarse a esto, y además vivir de ello. Por ahora aspira a visitar las grandes compañías y que se vaya conociendo su trabajo, además de que otros lo puedan aprovechar. Es una cadena. Por cierto, la palabra informática ya no la usa: es pasado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Hai 3 anos fixen a primeira aplicación, e hai 2 semanas, unha para Youtube»