Investigan a dos carballeses detenidos por robos perpetrados en A Coruña y Ferrol

Las fuerzas de seguridad los relacionan con asaltos a bares, cafeterías y estancos

Así consiguió la policía de Ferrol detener a los dos fugitivos que huyeron durante 50 kilómetros El inspector Chao recuerda cómo fue clave la participación de los empleados de limpieza que alertaron de la actitud sospechosa de los arrestados y de su posterior cambio de vehículo

Carballo / La Voz

La Policía Nacional, la Guardia Civil y varios puestos de la Policía Local andaban tras sus pasos en las últimas semanas. El modus operandi los delataba. Era siempre el mismo. Coche sustraído, asalto a negocios y huida. Los vehículos robados para cometer las fechorías aparecían posteriormente en pistas secundarias de Carballo, principalmente en O Monte do Carme, A Brea, San Lois y A Colina. Sus propietarios residen en Cambre, Oleiros, Culleredo, Vilaboa, A Coruña, Ferrol...

Otro dato que apuntaba hacia la delincuencia carballesa es que los turismos sustraídos eran, por lo general antiguos, preferiblemente Ford Fiesta, Ford Sierra, Opel Astra, Calibra, Kadett, Mazda 323, Golf... Coches, por lo general, a los que se les puede hacer el puente de forma sencilla y rápida. Y un tercer aspecto que destacan en la Guardia Civil es el objetivo de estos delincuentes: las recaudaciones de las tragaperras, máquinas de tabacos y registradoras.

De ahí que entre las fuerzas de seguridad se tuvieran serios indicios de que una parte importante de los robos perpetrados en A Coruña y Ferrol fueran protagonizados por una banda de Carballo. Policía Nacional y Guardia Civil se intercambiaron numerosa información sobre potenciales autores de estos hechos delictivos. Por eso, al recibir la Policía Local de Ferrol un aviso de intento de asalto a un estanco de la calle de la Iglesia hizo saltar todas las alarmas. Se montó un amplio dispositivo, perfectamente coordinado desde el minuto cero, para evitar la fuga de estos tres individuos.

Huida

La ardua y peligrosa, por momentos, persecución acabó con dos detenidos y un tercer individuo que logró huir a pie tras el accidente de tráfico, en las inmediaciones del puente de A Pasaxe.

Uno de los arrestados es Alejandro Añón Silva, de 24 años (cumplirá 25 en septiembre). Es muy conocido entre las fuerzas de seguridad de Carballo. Tiene antecedentes por varios hechos delictivos y es nieto de Guadalupe Iglesias Giménez, La Tula, matriarca de unos de los clanes de la comarca de Bergantiños más investigados desde hace más de dos décadas por tráfico de drogas. Alejandro Añón Silva fue arrestado con anterioridad, una de ellas a finales de octubre del 2016 por una serie de robos ocurridos en varias localidades de la Costa da Morte.

Accidente mortal

El otro arrestado es José Antonio Díaz Pereira. Nació en Madrid (de ahí su apodo de El Madrileño) pero reside en Carballo. Tiene 22 años y acumula también un amplio expediente delictivo. Tiene varios juicios pendientes y en su ficha figura la investigación abierta por Tráfico de la Guardia Civil por un accidente mortal el 14 de octubre del pasado año en Carballo, siniestro en el que falleció uno de los ocupantes del vehículo: Víctor Martínez Espasandín, de 21 años. La Guardia Civil vincula al Madrileño con un presunto delito de homicidio imprudente. Atestados tiene claro que era él el conductor del vehículo siniestrado. El Madrileño carecía de carné de conducir, dio positivo en drogas y se ausentó del lugar tras el accidente. También se le relaciona con un robo en un Audi Q7, perpetrado el 11 de noviembre del 2017, y con una agresión al dueño de un piso en el que residía.

La Policía Nacional de Ferrol que lleva la instrucción de los arrestos de ayer, trata de recabar toda la información posible de ambos arrestados, además de buscar pruebas que relacionen a ambos con los asaltos de los negocios producidos en las últimas semanas en A Coruña y Ferrol.

Intento de atropello a dos guardias civiles y un volantazo para echar de la calzada un vehículo policial

La fuga protagonizada por los tres delincuentes en la madrugada de ayer tuvo connotaciones verdaderamente dramáticas por momentos. La Guardia Civil, que participó en el operativo para tratar de desbaratar la huida, e intuyendo por dónde podría aparece el vehículo por los datos facilitados por la Policía Local de Ferrol, montó tres dispositivos en la antigua N-VI: junto a la ronda de la AG-13, en el punto kilométrico 12, junto a la rúa de Anido y en las inmediaciones de la comandancia de Tráfico de la Guardia Civil en A Coruña, situada en Perillo.

Pero el conductor hizo caso omiso en los tres casos. Incluso casi atropelló a dos agentes en su alocada huida y un guardia civil tuvo que retirar un vehículo de la calzada para evitar una grave colisión.

Lejos de frenar, el conductor del Ibiza aceleró. Pero le seguían los talones una patrulla de la Guardia Civil y otra de la Policía Local de Ferrol. La primera logró situarse a la altura del coche fugado, en la N-VI, cerca del puente de A Pasaxe. Entonces el conductor del Ibiza dio un volantazo para sacar al vehículo policial de la calzada. No solo no lo logró, sino que sufrió un accidente, dañando también la parte frontal del coche rotulado. Los tres individuos salieron del turismo y emprendieron la huida a pie. Alejandro Añón Silva, de 24 años y José Antonio Díaz Pereira, el Madrileño, de 22 fueron detenidos por agentes de la Policía Local de Ferrol. El tercer implicado logró finalmente huir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Investigan a dos carballeses detenidos por robos perpetrados en A Coruña y Ferrol