«Una buena fotografía te hace sentir»

Enfermero de profesión y fotógrafo autodidacta, Ángel Atanasio Rincón ha ganado con «Introspección 3» el certamen Xosé Manuel Eirís de Carballo


carballo / la voz

La fotografía Instrospección 3 le ha valido a Ángel Atanasio Rincón (1973) el primer premio de la 20.ª edición del certamen fotográfico Xosé Manuel Eirís, convocado por el Concello de Carballo. Natural de Villarrubia de los Ojos, Ángel reside en Alcázar de San Juan, ambas localidades de Ciudad Real. Esta misma noche se entregan los galardones y él podrá estar aquí presente.

-¿Cómo se ha tomado la noticia? ¿Cómo conoció este certamen?

-Creo que este es el segundo año que participo y, cuando ya has participado una vez, desde la organización te informan. No obstante, la primera vez que supe del concurso fue a través de un amigo al que también le gusta la fotografía. ¿Y cómo me lo he tomado? Pues la verdad es que es una alegría muy grande, una satisfacción que me premien allí, en este certamen tan prestigioso, y en una edición tan especial.

-Su imagen ganadora forma parte de una colección que han definido como íntima y personal.

-Sí, forma parte de una serie que ya prácticamente tengo terminada y que se llama Introspección. Digo que es un proyecto íntimo y personal porque en él intento reflejar mi vida de juventud, los años 80. Recrear aquellas vivencias, lo que ocurría, y en distintas facetas: educación [a esto hace referencia la imagen ganadora], juegos de niños... Parece que no han pasado muchos años, pero yo noto una gran diferencia.

-Es usted enfermero. ¿Su formación en fotografía es autodidacta?

-Totalmente. Empecé siendo joven, sobre todo a través de leer libros. Te va gustando, descubres que es una manera de expresar tus sentimientos, tu forma de ver las cosas. Tuve un parón, a la hora de tener familia y demás. En ese parón me había quedado con mi laboratorio en blanco y negro, mi cámara reflex y un carrete, pero cuando empecé ahora otra vez me encontré con toda la era digital. Hace cinco años que empecé con este mundo, y ahí volví a formarme, a leer...

-¿Y cambia la técnica, pero permanece el concepto, la idea?

-Sí, para mí la idea es siempre la misma. A mí me encanta contar historias y creo que toda fotografía tiene una, tanto aquella que cuenta como la que tiene detrás. La filosofía es capturar una imagen que se quedará ahí reflejada. Cambia la técnica, es cierto, pero no el fondo, y de hecho yo tiendo mucho a mi época anterior. No voy disparando un montón de fotografías, porque aún tengo aquella idea de que cada fotografía valía un dinero. De todas formas, el aprendizaje en digital creo que es más fácil: tú ahora haces una foto y la ves en la cámara. Antes no: la hacías y hasta que no te metías en el laboratorio, ya fuese con acierto o con horror, no descubrías cómo había quedado.

-Ha expuesto en muchos espacios y tiene también una larga lista de premios. ¿Nunca se planteó cambiar de profesión, dejar de tener la fotografía como hobby?

-No, para nada. Creo, además, que estoy en la mejor posición. Tengo una profesión, que es la que me da de comer, y luego está la fotografía, que es mi hobby, mi pasión. No dependo de nadie, hago lo que me gusta y de la forma en que me apetece. No necesito hacer una boda o una comunión, encasillarme en reportajes que exigen tiempos, discutir a ver cuánto me pagarás por una fotografía... Únicamente disfruto.

-Curioso que hace nada viajó a Galicia para recoger otro premio.

-¡La verdad es que Galicia se me da bien! [ríe]. Creo que allí llego al corazoncito del jurado con más facilidad que en otros lugares. Fui el año pasado, en noviembre, por el certamen de fotografía Viña do Campo, que también me dio mucha alegría. La verdad es que Galicia me gusta y siempre que puedo participo. Me da mucho gusto acercarme.

-¿Alguna temática que le guste especialmente en fotografía?

-Me gusta mucho el fotoperiodismo, la fotografía de calle. Intentar captar imágenes importantes de la vida cotidiana, o acontecimientos a veces especiales [cita la Semana Santa]. Plasmarlas para capturarlas. No obstante, no tengo tiempo para acercarme a cubrir ciertas noticias, por lo que me es más fácil hacer fotografía conceptual o artística, plasmar a través de ellas mis pensamientos. En el fotoperiodismo entra, por otra parte, el punto de lo moral. Creo que hay formas de captar o realizar una imagen sin mostrar una evidencia que pueda herir.

-Como observador, ¿qué es para usted una buena fotografía?

-Una buena fotografía te hace sentir. Lo importante es que te llegue dentro, que te cuente una historia. Tristeza, alegría, euforia... Tiene que arrancar de ti un sentimiento, y eso es lo que intento [tiene, por ejemplo, una serie sobre pesadillas]. No depende de la nitidez ni de lo buena que sea la cámara, yo creo que no.

Hoy, premios e inauguración de exposición

A las 20.00 horas, en el Pazo da Cultura, se entregarán los galardones de esta 20.ª edición del certamen carballés. Asimismo, quedará inaugurada una muestra que repasa los 20 años que atesora el concurso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Una buena fotografía te hace sentir»