«Grabo cada vez que recojo y dejo a mis hijos para protegerme de una denuncia»

«Si el día 18 no consigo la custodia compartida me pondré en huelga de hambre en el juzgado», asegura este carballés en trámites de divorcio

.

Carballo / La Voz

Juan Carlos Bardanca Delgado (Carballo, 1976) tiene 41 años. Se casó en el 2010 y está en trámites de divorcio. Tiene dos hijos, de 7 y 4 años, respectivamente. Solicita la custodia compartida, pero es consciente de que tiene todas las de perder. Se define como buena persona y tiene claro que peleará hasta el final por sus derechos «como padre responsable que soy». Y no descarta, incluso, una huelga de hambre.

Este carballés explicó los pormenores de su caso: «Tengo juicio el día 18 [miércoles] por el tema del divorcio y la custodia compartida. La solicité porque al ser autónomo tengo tiempo para atender a mis hijos. Siempre tuve empleados, aunque ahora no los tengo. Pero un empleado se contrata, no hay problema. Dispongo de flexibilidad horaria. Si los jueces lo estiman oportuno y me conceden la custodia compartida, supongamos 15 días al mes, podría contratar una persona para que atienda el negocio esos 15 días que tenga a los niños».

Dejó claro que no le motivan cuestiones de índole económica: «No es una cuestión de dinero o de pagar más o menos. De hecho, le propuse a la que todavía es mi mujer aportar más dinero, los dos, no solo yo, a la cuenta de los niños pensando en el día de mañana. Ahora mismo, por suerte, no tengo problemas económicos. Trabajo, gano más o menos, y puedo hacer ese desembolso, igual que le pago la pensión a ella. Tener la custodia compartida no significa que yo deje de aportar dinero. No es un tema de dinero. Es un tema de derechos como padre que soy».

Ley del divorcio

Juan Carlos Bardanca valoró la actual ley del divorcio: «Sigue habiendo reticencias a la custodia compartida. En general, los padres estamos muy puteados, pero que muy puteados. No soy yo solo, somos muchos. Un guardia civil me habló de unos 30 casos en Carballo, incluso, alguna mujer que está siendo discriminada».

Este padre quiere que su caso sirva para visualizar de forma global, y no particular, un divorcio: «Por la ley de protección de datos no se me pudo facilitar nombres para hablar con esas personas y buscar algún tipo de solución conjunta». Y añadió: «El último recurso será una huelga de hambre en los juzgados si no logro la custodia compartida. Me da absolutamente igual. Yo tengo mis hijos y voy a pelear por ellos. Mi todavía mujer me da exactamente igual. Me gustaría que todos aquellos padres y madres afectados me contaran sus casos y crear una plataforma o algo porque la verdad es que es una ley muy injusta, ya que, por lo general, discrimina de forma negativa a los padres».

Plataformas

Tampoco tiene una valoración excesivamente positiva de las plataformas de padres divorciados: «Me pusieron en contacto con una. Hablé con un chico, que lo primero que me soltó es que podría putear a la que es mi mujer. Pero es que no me interesa putearla, me interesa que los niños estén bien. No quiero utilizar a los niños en contra de su madre, ni que ella tampoco lo haga conmigo. Nuestros hijos no son un juguete, son los que sufren las consecuencias y eso yo no lo quiero», apuntó.

«Me gustaría que otros afectados se pusieran en contacto conmigo y pelear por nuestros derechos»

Juan Carlos habló de presiones: «Sí claro. Una denuncia por malos tratos que me puso una persona muy allegada a mi mujer. Había testigos de que yo no la había agredido, pero me denunció igual ante la Policía Local por agresión. Lo que sucedió, por suerte, es que el relato que le dio a los policías no coincidió con la versión que dos horas después dio en el centro médico y me libré. Desde aquella grabo vídeos cada vez que entrego o recojo a mis hijos. Cuando alguna persona de su entorno trata de acercarse a mí, escapo. Directamente. No quiero contacto físico con nadie porque temo que me vayan a denunciar de nuevo. Muchas veces voy solo a dejar o recoger los niños y no me queda otra que grabar porque tengo miedo a que me denuncien. ¿Y si no hay testigos? ¿Cuánto vale mi palabra con la ley que tenemos de violencia machista? Tiene que entender que busco, de alguna forma, mi propia defensa por lo que pueda pasar. Muchas veces me provocan, me gritan en plena calle. Lo hacen para que me altere y responda».

El objetivo, según él, de estas actitudes es «perder la custodia compartida y no ver a mis hijos más que unas horas que fije el juez. En definitiva, perder a mis hijos. La ley es como es y yo tengo todas las de perder, por eso me quiero curar en salud».

Medidas cautelares

«Tengo días que comen conmigo por la semana y tengo los segundos y cuartos fines de semana de cada mes. Lo cual me parece injusto porque creo que tanto los padres como las madres tenemos que tener igualdad de derechos y de obligaciones. Pero la ley es así y tengo que acatarla, aunque no estoy de acuerdo con ella».

«No se trata de que gane yo o ella. Se trata de que ganen los niños porque son los que pierden»

Juan Carlos Bardanca reflexionó sobre el diferente papel que, según él, se le atribuye a un padre y a una madre en un proceso: «Tengo que ser escrupuloso con las medidas cautelares, no me puedo pasar ni un minuto de la hora fijada. Cuando es al revés, y me tocan a mí los niños, me tengo que fastidiar. Tengo denunciado varias veces, la última hace poco tiempo, ante la Guardia Civil, y la respuesta de ella cuando la llamaron del cuartel es que la denuncie si no estoy de acuerdo. Y tan tranquilos, que no pasa nada. Ahora bien, si eso lo hago yo, la cosa cambia. La balanza suele caer casi siempre del mismo lado. Por eso invito a otros afectados a que se pongan en contacto conmigo para buscar una solución. Aquí no se trata de defender los intereses de un padre o de un madre, sino los de los niños. Yo quiero que mis hijos se lleven bien conmigo y también con su madre. Que me respeten y que la respeten, porque al final ganamos todos, pero, sobre todo, mis hijos. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
101 votos
Comentarios

«Grabo cada vez que recojo y dejo a mis hijos para protegerme de una denuncia»