Las condenas por dar positivo ya superan a las multas en Carballo

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO MUNICIPIO

La Policía Local abrió 51 diligencias penales por 30 administrativas en el 2017

14 mar 2018 . Actualizado a las 13:48 h.

La Audiencia Provincial acaba de desestimar el recurso de apelación interpuesto por un vecino de Buño, Rubén Gianzo. No solo eso, sino que el tribunal ratificó la condena fijada en primera instancia de 16 meses de prisión, la retirada del carné de conducir durante cuatro años y a una multa de 3.246 euros por «un delito contra la seguridad vial». En concreto, por «conducción temeraria», hacerlo «bajo la influencia de bebidas alcohólicas», sin el permiso de circulación en vigor y «con el agravante de reincidencia». Todo ello en el casco urbano de Carballo. Además, el turismo que conducía embistió contra un coche patrulla de la Policía Local carballesa, que sufrió daños muy relevantes (9.192 euros costó la reparación). Pero no es el único caso.

La capital de Bergantiños registró en los últimos años dos de las tasas más elevadas de alcohol que se recuerdan en Galicia desde que hay informes anuales sobre seguridad viaria. Una mujer, que sufrió un accidente, dio 1,81. Y un joven, también residente en la localidad, dejó el alcoholímetro en 1,63.

Lo que llama la atención de los datos de Carballo es que, en los dos últimos años, las condenas judiciales superaron las sanciones administrativas. La diferencia básica entre ambas radica en un número: 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Por debajo de esta tasa (y por encima de 0,25) se considera multa pura y dura, además de la pertinente pérdida de puntos en el carné de conducir. Si el infractor supera ese 0,60, los agentes abren diligencias penales, que son remitidas a los juzgados.

Pues bien, en el 2017 los agentes de la Policía Local pillaron in fraganti a 81 conductores al volante tras haber ingerido alcohol. De ellos, 51 tuvieron que ir a declarar ante el juez. Los 30 restantes abonaron la multa correspondiente. En términos globales, las cifras de positivos del pasado ejercicio (81) superaron en un 25 % a las registradas en el 2016, año en el que también hubo un mayor número de condenas penales que sanciones administrativas (43 frente a 22).

En lo que respecta al 2018, en los dos primeros meses se han incoado 6 diligencias por vía judicial y 11 administrativas, lo que podría entenderse como un principio de cambio de tendencia, aunque desde la jefatura apuntaron que todavía es muy pronto para sacar una conclusión definitiva al tener solo como referencia enero y febrero. De hecho, a dos conductores de Carballo se les abrió en el 2017, por parte de Tráfico de la Guardia Civil, diligencias por presunto delito de homicidio imprudente, con el resultado de dos personas fallecidas. Ambos se enfrentan a una pena de entre 1 y 4 años de cárcel.

Drogotest

Por otra parte, la Policía Local de Carballo, después de poner en marcha los drogotest, ha abierto los primeros expedientes judiciales. El pasado año fueron cinco, todos ellos realizados a conductores protagonistas directos en un accidente de tráfico.

Y mientras las cifras de sancionados y encausados se incrementan en Carballo en el 2017, en el conjunto de la Costa da Morte disminuyeron. O eso es lo que indican los datos de Tráfico de la Guardia Civil. Entre enero y diciembre del pasado ejercicio se detectaron 400 positivos, entre alcohol y drogas. Fueron 30 menos que los contabilizados en el 2016. Y eso que las patrullas de Tráfico realizan sus controles preventivos fuera los cascos urbanos, en vías interurbanas, donde tienen asignadas sus competencias.