«Acababan de escapar varios presos da ETA e a Garda Civil confundiunos unha noite con eles»


Joaquín, Pepe Suárez y Alberto Pallas salieron con toda la determinación del mundo hacia su gran aventura veraniega, aunque algunos no confiaban demasiado en que llegase a buen término. «A xente dicíanos que non pasariamos de Arteixo, pero ao final alí estivemos os nosos 26 ou 27 días. Recorremos toda a costa».

Recuerda que en una de las noches, ya asentados en Archidona, el pueblo donde se quedaron, la Guardia Civil llamó a su tienda de campaña para pedirles la documentación. «Dábase a casualidad de que acababan de fugarse uns presos de ETA ¡e confundíronnos con eles! Ata nos pediran a documentación». Mejor suerte tuvieron durante el camino, en otro de sus encontronazos con la benemérita. «Paramos por Despeñaperros, máis ou menos, porque tiñamos que facer as nosas necesidades. E disto que, estando nós os tres sentados, vimos unhas sombras detrás de nós: ¡Era tráfico! Non tivemos ningún problema, hai que dicilo, mesmo dirixiron aos coches para deixarnos paso».

Tras casi un mes de diversión por la Costa del Sol, y sin más gastos que «para vicios», tocó emprender el viaje de vuelta a Carballo. «Levábamos todo calculado. Saíanos, máis ou menos, a unha peseta por kilómetro». Lo que no se imaginaban era que, una vez habían iniciado ya el camino, el precio del combustible subió, «e aló foron as nosas contas». Al final, acabaron yendo por Madrid a visitar a un hermano suyo para buscarle solución.

Dice Joaquín que tiene tres hijos y que ninguno le ha salido motero -«por agora»- aunque no duda en narrarles sus aventuras de vez en cuando. «Porque o corpo non o aguanta, senón eu non dubidaba en repetir», sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Acababan de escapar varios presos da ETA e a Garda Civil confundiunos unha noite con eles»