La edad media, en la media alta


El panorama demográfico en la Costa da Morte no es muy alentador, con la que está cayendo (cae el número total de habitantes), pero apostaría a que algún municipio de Lugo y Ourense daría algún dinero para tener los datos estadísticos que manejamos por aquí. Sí, vale, mal de muchos, etcétera, tenemos que mirarnos en las comarcas costeras, que son aquellas con las que nos podemos comparar, pero aun así está bien tener una visión más panorámica. Galicia somos todos, al fin y al cabo.

Miraba por ejemplo las edades medias. Hay algunos municipios que sobrepasan ya los 60 años. Son pequeños, menores que muchas parroquias de la Costa da Morte, pero municipios al fin y al cabo. Viendo esos datos se entiende mucho mejor lo de la unión o fusión de concellos, porque eso no se sostiene. Esos mismos números, que son agrios en decenas de tablas, como cuando nos ponen delante infinidad de códigos binarios, también reflejan que los mayores de 65 años representan casi la mitad de la población, o por ahí. Ese es el panorama.

En la comarca la cosa es mucho más homogénea. El saldo vegetativo mejor no mirarlo mucho para no deprimirse, pero la edad media está, en el peor de los casos, en torno a los 51 años, y en el mejor, sobre los 44 que tiene Carballo. Con mucho que cotizar aún, y más de los esperado si las reformas de las pensiones van a ir como anuncian algunos, que no sé si son expertos o agoreros. Y en cuanto al porcentaje de mayores de 65 años, en Carballo apenas se supera el 22 %, y en los casos más extremos es raro que pase del 31. Hay muchos más factores a analizar, y el que le gusten los números del IGE y la vista no se le canse demasiado tiene para un buen rato, pero así están las cosas: no tan mal. En la media. Parece que los polígonos industriales ya respiran, con lo que eso significa para el trabajo y las oportunidades. Hay un enorme mercado de casas en venta que, por el lado bueno, son oportunidades para quienes quieran comprar, rehabilitar y establecerse. Los PXOM ya dejan claro qué se puede hacer y qué no, y donde no los hay, la Xunta a actuar en breve. Parece un tema menor, pero no lo es. El turismo va a más y ahí hay un nicho de mercado amplísimo, otra cosa es acertar y aguanta en invierno. La emigración es mucho menor que hace cinco años. Son detalles, pequeños y grandes que podrían ayudar a que la sangría poblacional se detenga. Ya se ve, por la radiografía anterior, que el cuerpo aguanta. Le hace falta algo de gimnasia, o caminar. Beber más agua, moverse, agitarse, estirarse. Tiene capacidad suficiente para resistir y después levantarse. Los próximos cinco años serán determinantes. Y el resto de la vida.

Por Santi Garrido Crónica Ciudadana

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La edad media, en la media alta