«La comarca no es especialmente conflictiva, le pesa la mala fama»

«Hay puestos próximos con unas tasas de delincuencia similares o superiores a las de esta compañía», dice José Antonio Táboas Treviño, Capitán de la Guardia Civil y nuevo responsable de la quinta compañía, con base en Carballo


Carballo / La Voz

Su primer apellido sirvió de inspiración a los guionistas de Matalobos, en el que uno de los actores era el teniente Táboas: «Me pidieron permiso para utilizar mi apellido para un personaje, que era el jefe de la unidad. Me gustó la propuesta y acepté». Se define como «futbolero por mi hijo». Pablo lo convirtió a la causa deportivista, «aunque últimamente se sufre mucho». José Antonio Táboas Treviño tiene 46 años. De familia originaria de las provincias de Lugo y Ourense, nació en Bremen (Alemania), aunque a los cinco años ya estaba de regreso junto con su familia en Galicia. Ingresó en la Guardia Civil el año de las olimpiadas de Barcelona. Una vez completada su formación académica fue destinado a varios puestos de la provincia de Lugo. Posteriormente, ya como sargento, desarrolló su faceta profesional por la Ribeira Sacra y en el municipio de Viana do Bolo. De ahí, ya alférez, se fue para el puesto principal de Armunia, en León, para, posteriormente, ir trasladado a Culleredo, donde permaneció 10 años. Fue su último destino antes de incorporarse como máximo responsable de la quinta compañía, con base en Carballo.

-¿Por qué entró en la Guardia Civil?

-Pues si le digo la verdad, por curiosidad. No tenía vínculo alguno con la Guardia Civil. Me gustaba el buen hacer y el trabajo que se desempeñaba. Quería conocer aquella experiencia y oposité. Y aquí estoy, casi 26 años después.

-Deduzco que su vinculación con la provincia de A Coruña era nula por aquel entonces.

-Sí claro, no tenía ningún tipo de vínculo. Cuando llegué a Culleredo hacía pocos meses que se había puesto en marcha el puesto. He sido el primer teniente en estrenarlo, por así decirlo.

-Con las bodas de plata recién cumplidas. ¿Qué queda de aquel José Antonio Táboas recién salido de la academia?

-Las ganas de aprender todos los días, de ser mejor profesional, de servir a los demás. También aquella curiosidad con la que entré en 1992.

-¿Cuándo ascendió a capitán?

-En julio del año pasado.

-¿Cuándo supo que venía para Carballo?

-Pues cuando se notificó el traslado a mi predecesor, el capitán Tejada.

-¿Cómo afronta el reto de pasar de dirigir un puesto principal a una compañía que engloba 16 municipios?

-La diferencia que veo hasta el momento es la dispersión de población, de lugares. Es una compañía que abarca mucho territorio Y en lo profesional, tienes bajo tu responsabilidad áreas multidisciplinares, como equipo de investigación, Policía Judicial, Fiscal, Tráfico, Seprona... Que en Culleredo no tenía. Y eso requiere de un trabajo de coordinación, planificación, y de potenciar servicios.

-¿Conocía de antes la Costa da Morte?

-Como turista.

-¿Alguna preferencia?

-Carballo ciudad no la conocía. Conocía la costa, los puertos de mar. Venir en verano con la familia, comer por ahí. ¿Preferencias? Muchas: Camariñas, Malpica, Corcubión, Cee... Y seguro que me olvido de alguno más.

-¿Es más de costa o interior?

-Soy de los dos, cada uno es muy diferente y cada uno tiene su encanto. No podría elegir.

-¿Ya se va haciendo con las riendas del despacho?

-Por lo de ahora me estoy aclimatando, como se dice, y no he recibo ninguna sorpresa desagradable. Por lo de ahora lo llevo muy bien.

-Además aterriza en un momento en el que parece que no hay tantos hechos delictivos.

-Por lo de ahora no me está sonando mucho el teléfono, salvo este caso de A Laracha, lo cual es una buena señal.

-¿Qué imagen tenía usted de la comarca y cuál tiene ahora?

-La que siempre he escuchado, y no solo hablo desde la Guardia Civil, sino como ciudadano y por los medios, es que era una zona muy conflictiva, sobre todo en algunos lugares. Pero ahora que llevo dos semanas he visto que no es así. Es relativamente tranquila, con sus singularidades y peculiaridades, pero no es especialmente conflictiva. Le pesa la mala fama. Creo que se ha hecho una gran labor policial en los últimos años.

-¿Qué tal con los nuevos compañeros?

-Muy bien, la verdad. Se ve gente profesional, trabajadora, abnegada y muy comprometida. Creo que se le brinda una buena atención al ciudadano.

-Cada año se abren 2.400 diligencias por hechos delictivos. ¿Cómo valora esta cifra?

-Son muchas, pero también le puedo decir que esta compañía no es de las que más abre al año. Hay otros puestos principales en la comandancia con números similares, incluso superiores. La clave aquí es la colaboración ciudadana.

-¿Ya tuvo ocasión de visitar el resto de puestos?

-Ya hice algunas visitas, pero me queda bastante por recorrer. Lo que sí hice fue visitar a algunos alcaldes de la zona.

-¿Y qué tal?

-Muy buena impresión de verdad. Percibo en las palabras de cada uno de ellos que nos aprecian.

-¿Es consciente de que muchos les ven como el único abanderado de la seguridad, con permiso de las policías locales?

-La Guardia Civil tuvo, tiene y tendrá un gran peso específico en esta zona, sobre todo en el rural.

-¿Incluido Malpica?

-Incluido Malpica. Allí estamos y allí estaremos, seguro.

-¿Conoce la problemática?

-Conozco las inquietudes y creo que tendrá un pronta solución. Entre las dos Administraciones encontrarán un punto intermedio de acuerdo. Estoy seguro.

-¿Un reto personal en esta nueva etapa?

-Mi reto personal es el profesional. Mantener los buenos registros de mi predecesor y, si se puede, mejorarlos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«La comarca no es especialmente conflictiva, le pesa la mala fama»