Fotografías para descubrir lo propio: «Mar de Carballo en catro estacións»

El periodista Santi Garrido inauguró ayer en el Fórum carballés una muestra


Carballo / La Voz

El periodista de La Voz Santi Garrido inauguró ayer en el Fórum carballés la exposición fotográfica O mar de Carballo en catro estacións. Aclaró, previamente, que él no es fotógrafo, y que solo quiso posar su mirada en un litoral carballés que está a la altura del mejor de la Costa da Morte, con la única diferencia de ser menos conocido en sus muchos rincones. Esos, los menos conocidos, son los que él fotografía, frente a Razo o Baldaio, sí más divulgados. Fue Xosé Regueira, edil de Promoción Económica, el que reparó en las muchas imágenes de esta costa que Santi iba compartiendo en sus redes sociales, y de ahí, con el apoyo y el trabajo de las técnicas de Turismo, resultó esta muestra.

Evencio Ferrero, alcalde, mencionó a Galeano y al caminar que permite la utopía. Del mismo modo, aseguró, estas imágenes contribuyen a descubrir lo propio, «os moitos valores que temos e que na gran maioría son descoñecidos». No es tan inusual escuchar, referido a Carballo, eso de que «non hai nada que ver», pero estas fotografías cuentan más bien lo contrario, «tantos recunchos que se nos esconden». Evocan, a veces, momentos tristes. Ferrero se acordó, por ejemplo, de aquel 30 de marzo en el que falleció en el mar carballés el poeta y percebeiro Paco Souto. Otros, también son felices. Ayer se habló de ópticas, de sentimientos: «O noso litoral é espectacular. Este é o territorio no que escollemos vivir». Cada uno tiene su visión y el mar de Carballo inaugurado es el de Santi. Regueira alabó la calidad de sus imágenes y enmarcó la muestra en la filosofía municipal de dar a conocer el territorio propio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Fotografías para descubrir lo propio: «Mar de Carballo en catro estacións»