La profesionalización del rural es la clave para dar empleo a los jóvenes

Importante también, dicen los expertos, apostar por nuevos modelos de negocio, como lo ecológico


Carballo / LA Voz

Una de las conclusiones vertidas en la Xornada de Xestión, Emprego, Ruralidade e Xuventude que tuvo lugar ayer en Carballo, fue la necesidad de divulgar los productos innovadores, de darles toda la visibilidad que requieren para obtener buenos índices de consumo. Organizada por la Dirección Xeral de Xuventude, y con la colaboración de Fonteboa, participaron la veterinaria y asesora Yolanda Trillo, el geólogo Jaime Izquierdo y el director técnico de Craega, Manuel Cancio. Estas fueron algunas de las claves que apuntaron a la hora de fomentar la empleabilidad de los jóvenes en el rural gallego:

Profesionalización

La formación de los trabajadores agrarios es indispensable para la recuperación del sector. Además, según los expertos, las explotaciones deben diseñar para sus empleados un horario ajustado a sus necesidades, con los correspondientes días de libranza y huir de las jornadas maratonianas de 12 y 14 horas.

Mentalidad empresarial

Muy ligado al punto anterior, la veterinaria y asesora Yolanda Trillo explicaba que para los ganaderos las explotaciones forman parte de su vida, «no lo ven como su negocio». Hasta que no adopten una mentalidad puramente empresarial y logren separar las dos facetas de su vida, explica, no habrá mejoras.

Lo apuntaba muy acertadamente uno de los jóvenes del público: «Mentres os propios gandeiros non lle dean valor ao seu labor diario, mentres sigan dicindo que quedarse esperto para asistir un parto ‘non é traballo’, ¿como van a dar valor ao que fan os seus empregados?». El trabajo agrario debe estar considerada como una profesión más, y no como una «vía de urgencia» de la que «escapar» cuando aparezca una alternativa mejor.

El salario es también una pieza que juega en contra de las nuevas generaciones que pretenden dedicar su vida a este sector (en 26 de los 28 países de la UE los agricultores cobran menos del salario mínimo). «La ganadería genera pocos ingresos y, por encima, poco tiempo liberado», explicaba Jaime Izquierdo, asesor de medio ambiente. De ahí que se promuevan unas condiciones laborales similares a las de cualquier otro empleo.

Toma de decisiones

En esta ocasión, los ponentes hablaron especialmente en lo que se refiere a emprendimiento y a la necesaria toma de decisiones que ello supone. Jaime Izquierdo ponía como ejemplo el momento de la creación de la unión de cooperativas de Mondragón (en el País Vasco): «Pasar de estar bajo las órdenes de un patrón a ser cooperativista fue un paso difícil, es por ello que se les sometió a una especie de ejercicio. Se les preguntó primeramente qué medidas tomarían si fuesen presidentes del gobierno, después qué harían si estuviesen en la piel del lehendakari y, por último, si fuesen los alcaldes de sus respectivos municipios. Todos parecían tener muchas propuestas, pero se quedaron en blanco cuando se les preguntó: ‘¿Qué harías si estuvieses en su propia piel?’. Ahí se demuestra que todos tenemos muchas respuestas para aquello que no nos compete, pero no para nuestras propias vidas». Para triunfar en el campo empresarial hay que tomar decisiones, en muchos casos difíciles, pero muy necesarias.

Búsqueda de alternativas

En el pasado se optó siempre por un modelo de vía única. Un solo tipo de empresa, un solo producto y sin miras a diversificar las explotaciones. Sin embargo, hoy en día hay muchas más alternativas, como la producción ecológica o la inclusión de los derivados como una alternativa a la venta única de leche.

En lo referido a los terrenos, Izquierdo propone concentrar los terrenos de varios propietarios para llevar una gestión conjunta y ser así más eficientes.

Cálculos y más cálculos

Para ganar en calidad de vida es evidente que un empresario no puede hacerse cargo por sí mismo de todo lo que concierne a la explotación, sino que precisa de algún tipo de ayuda externa y de un equipo de profesionales que se dividan las labores diarias. Pero no siempre es fácil asumir los costes que supone, aunque sea, contratar a un trabajador.

Sobre este tema versaba una de las preguntas formuladas por los jóvenes del público, a lo que Manuel Cancio, director técnico de Craega, respondió que existen numerosas granjas de mediano tamaño que son ejemplo de la buena gestión empresarial y de que es posible contratar al personal que se necesita. «Hai que organizarse moi ben e, sobre todo, facer todos os cálculos», explicaba ayer. Para ello hay que tener en cuenta todos los gastos de producción a los que hay que hacer frente cada mes. En este sentido, Cancio apuntaba una interesante idea: «Ás veces producindo moita menos cantidade gañas moito en valor ao final, xa que hai moito menos gasto».

Destacó también que buena parte de las explotaciones ecológicas (en especial las de leche) no tienen una dependencia tan acusada de las ayudas institucionales que reciben, y que eso las libera de una carga importante, al depender únicamente de su producción mensual. En este sentido, Izquierdo calificó a la actual PAC como «una permanente repetición de esquemas para mandar dinero al rural, como un cesto que se va constantemente llenando de agua», por lo que cree necesaria una revisión de estas políticas comunitarias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La profesionalización del rural es la clave para dar empleo a los jóvenes