La colaboración no es un eslogan, es una necesidad


Casi saltan chispas. Esta semana se evidenció el abismo que separa a las dos principales asociaciones de empresarios de Carballo, la comunidad de propietarios del polígono y Axober. Cuando menos, falla la comunicación. El parque carballés fue creciendo en el silencio. Poco a poco, en cuarenta años se fueron levantando naves. Ahora son 150 que facturan más de 1.000 millones al año, el alimento que sostiene buena parte de los habitantes del municipio y de otros puntos de la comarca. Tal vez vean que ahora les llega el momento de hacerse oír.

La ampliación del terreno industrial con la marea del Prestige está convirtiendo la capital de Bergantiños en una especie de meca de los inversores de la Costa da Morte. El suelo es más barato que en las otras áreas habilitadas con cargo al Plan Galicia. Es a mitad de precio, de ahí que la responsable de Xestur se haya congratulado el viernes en el Axober Work Party del éxito de la oferta de parcelas y de que en muy poco tiempo se hayan concedido 18 licencias para nuevas naves y factorías. En el consistorio ya piden por unanimidad la ampliación, pero María Doporto dice que aún quedan 160.000 metros cuadrados por colocar. De todos modos, este tipo de trámites no se hacen en un día y bueno sería ir pensando en el futuro.

Más allá de la ampliación, lo que quieren los miembros de la comunidad de propietarios es un paso adelante en la estructura social, una respuesta a los intereses del colectivo y la necesidad de afrontar infraestructuras y servicios que fortalezcan el área y convertirla en un potente motor económico de Carballo y la Costa da Morte. Vamos, una garantía de futuro. Los mimbres del cesto están recogidos. Solo falta ponerse a hacerlo, pero para ello hace falta un plan y unión. Consideran que deben tener más fuerza de la que tienen. Para empezar, quieren evitar que haya una comunidad para la primera fase del polígono y otra para la segunda. Y más si las necesidades, los servicios y los problemas son idénticos. Parece que quieren ponerse en camino, pero antes hay que unirse. Y unirse, como diría el pensador, no es solo para estar juntos, sino hacer algo juntos. Tienen muchas posibilidades de multiplicar su potencial, pero también saben que cualquier poder sin unión siempre será débil. La colaboración no solo es un eslogan. Es una necesidad. Los empresarios saben mucho de estrategias, y la mejor de ellas es apoyarse unos en los otros para llegar lejos. Yendo cada uno por su lado se pierden energías. Si el canal pierde agua, el molino muele con menos fuerza. De toda la vida.

ara solis

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La colaboración no es un eslogan, es una necesidad