«Se non hai pinchos, non hai misa»

La festividad del Día del Pilar en la Costa da Morte estuvo marcada por la cancelación de los actos lúdicos-festivos


Carballo / La voz

Un ambiente frío. Sin ese aire festivo, multitudinario y de colorido de años anteriores. Y eso que el buen tiempo fue el gran protagonista durante la jornada de ayer. Los actos conmemorativos por el Día del Pilar estuvieron marcados, sin duda, por la supresión de los pinchos con los que los responsables de la V Compañía de la Guardia Civil suelen agasajar a los vecinos. El motivo argumentado desde el instituto armado fue que se trató de una decisión en solidaridad con los agentes desplazados a Cataluña. En el atrio de la iglesia San Xoán Bautista no había un alma, apenas cinco personas y dos críos corriendo de un lado para el otro. En el interior del templo había numerosos huecos sin cubrir, «algo que no sucede nunca», apuntó una feligresa, quien se mostró sorprendida por la escasa convocatoria: «Otros años no cabía un alfiler y me tengo quedado fuera por no poder sentarme dentro. Y hoy [por ayer] había el sitio que querías».

Ya en la calle hubo algún que otro debate sobre la necesidad de suspender, o no, los tradicionales pinchos en el cuartel de la Gran Vía. Los había que entendían esta decisión: «Con todo o que está pasando e coa previsible declaración unilateral de independencia, parece lóxico que se suspendera todo tipo de acto festivo, e tamén por respecto aos gardas civís que están en Cataluña», señaló un vecino. Un agente del instituto armado consideró que sí había que seguir con la tradición: «Entiendo la postura de los mandos, pero creo que deberíamos seguir con la tradición y mantener los pinchos y el vino español. Es una forma de seguir con la rutina y la normalidad. En España hubo atentados y hechos graves y nunca se suspendieron estos actos», apuntó. De hecho, el que más y el que menos ofreció el mismo argumento para justificar la escasa afluencia a la misa solemne de ayer en Carballo: «É evidente que se non hai pinchos, non hai misa, e o exemplo témolo hoxe [ayer]. Non lembro un ano con tan pouca xente», apuntó un feligrés a la salida de los actos litúrgicos.

En lo institucional, a la misa de Carballo acudió el alcalde, Evencio Ferrero, el diputado del PP Aurelio Núñez e integrantes de la oposición carballesa. Llamó la atención la corbata del edil de TeGa José Bello Pallas con numerosas banderas pequeñas de España sobre un fondo azul claro. Por parte de las fuerzas de seguridad acudieron, entre otros, el jefe de la Policía, Roberto Mosquera; y el teniente de la Guardia Civil Adrián Cabrera. También participaron, por primera vez desde su regreso a Carballo, agentes de la Policía Nacional.

Reconocimiento en A Coruña al capitán y jefe de la quinta compañía

La sede principal de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña acogió ayer al mediodía los actos principales conmemorativos por la festividad del Día del Pilar. Hubo discursos y varios reconocimientos. Entre los galardonados se encontraba el capitán y jefe de la quinta compañía, con base en Carballo, José Luis Tejada Blanco, quien recibió de manos de sus superiores la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil. A estos actos acudieron, entre otras personalidades, el delegado de Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva; el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro; y el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso.

Votación
0 votos
Comentarios

«Se non hai pinchos, non hai misa»