El gobierno de Fisterra paralizará la peatonalización a finales de verano

El intento por mantener una postura conjunta con el PP naufragó en los plazos

.

Cee / La Voz

El gobierno de Fisterra ha puesta la marcha atrás, de manera relativa, en la peatonalización de la calle Real y su entorno. Se lo comunicó a comerciantes y vecinos por carta y lo explicó el alcalde, José Marcote, en el pleno del lunes por la noche, señalando que al final del verano se levantarán las restricciones a la circulación, para elaborar una ordenanza y establecer las regulaciones a través de un proceso participativo. Eso sí, el regidor dejó claro que siguen creyendo en el proyecto y que su objetivo es llevarlo a cabo, en cumplimiento del programa electoral y de un convencimiento basado en el cumplimiento de las leyes, en el propio carácter del Camino y los intereses de revitalización de una zona deprimida, que incluye otras medidas además de esta.

Las reflexiones de Marcote llegaron a partir de la moción del PP en la que se reclamaba, entre otras cuestiones, la paralización del corte de tráfico y estudios y consensos basados en las particularidades de Fisterra. «Fixéronse as cousas ao revés, creo que é de caixón e eu máis doado non o podo poñer», aseguró el portavoz popular, José Manuel Traba.

El alcalde tenía preparada una estrategia, que consistía en introducirle algunas modificaciones, prácticamente cosméticas, a la moción del PP, en cuanto al título y a la exigencia de un plan de movilidad -que explicó que era algo bastante más complejo, con unos 20.000 euros de coste a acometer en otro momento-, con la idea de implicar también al PP en el proyecto y desactivarlo así como una arma para hacer oposición. Sin embargo, el PP llevaba poca intención de caer en eso, y después de varias consultas internas y la intervención de Xan García -que con sorna pidió la palabra para darle a los populares tiempo a pensar- acabó rechazando la idea por los plazos. Por más que el alcalde insistió en que se estaban «enganchando nunha silva», dio todo tipo de explicaciones y pidió que, para respetar los permisos otorgados a las terrazas, se podía esperar a que finalizase la temporada de verano, además de ofrecer una ampliación de horarios; Traba no accedió a que se diese el consenso total, ya que García había adelantado su voto favorable. Marcote no supo concretarle cuándo acaba exactamente la temporada de verano y el exalcalde -que a posteriori comprobó que los permisos de las terrazas son hasta el 31 de octubre- dijo que no podían estar así otros tres meses para luego meterse en las Navidades.

La moción quedó rechazada con los votos en contra del gobierno, aunque Marcote dejó claro que eso no cambia en nada el camino a seguir y que, en buena parte, están de acuerdo con el sentido de la propuesta. Simplemente ellos entendieron que era mejor hacer antes las pruebas y después la normativa. Negó cualquier improvisación y adelantó que trabajan en una ordenanza que ya está bastante avanzada y se abrirá a la participación.

Sar y García se enzarzan en medio de alusiones de carácter personal

El teniente de alcalde, Xan Carlos Sar, y el concejal de CG, Xan García, que normalmente intercambias elogios no exentos de cierta maldad, protagonizaron la enganchada de la tarde-noche, con alusiones muy duras y de carácter personal, que incluso motivaron la intervención de Traba para decir «vamos ás cousas serias», y de Marcote, para señalar que «a polémica política mal enfocada paréceme inútil».

La mecha la prendió García, al afirmar que el gobierno lo había hecho mal, porque «un día meteu unha cancela e punto», que el PP les metió un gol con una «moción impecable», y ganarse el aplauso de los comerciantes presentes en el salón de plenos con un discurso que pedía acabar con la crispación en la calle y logró justo lo contrario entre la corporación.

Sar cayó de lleno, lo llamó «dinosaurio» político y le dijo que «para saber como funciona Fisterra hai que vivir nela, dar unha voltiña polo pobo e non deixarse convencer por catro contos que che contan». Eso encendió a García, que le acusó de «mediocre» y falto de nivel e incluso de «pequeniño dictador» con «actitudes hitlerianas», además de recalcar que él vive «nunha casa legal, non como outras».

Votación
1 votos
Comentarios

El gobierno de Fisterra paralizará la peatonalización a finales de verano