El milagro de los panes y el atún


La pequeña Natalia Facal Rabuñal me recordó el pasado domingo a aquellos años en los que cruzábamos el corto tramo que separaba el colegio San Vicenzo de Vimianzo de la biblioteca municipal, ubicada al otro lado del parque. A ella acudíamos una vez a la semana, o cada dos, y aunque la longitud era pequeña, aquel viaje era de dimensión espacial. Salíamos de las aulas de los libros «de deberes» para ir al paraíso de los «libros de leer». Yo tenía un particular empeño: buscar el más gordo y con más letra, por más que las editoriales infantiles y juveniles se empeñasen en publicar obras flacas e ilustradas por todos lados. A Natalia Facal le debe pasar lo mismo, porque llegó a la Praza dos Libros de Carballo con el único deseo de buscar «un libro gordo». Que durase más. Al final, en la bolsa de esta pequeña de seis años se fue un ejemplar de Stilton. Han sido cuatro días de creatividad cultural en Carballo y tras las buenas percepciones que ya manifestaban los libreros al cierre del encuentro, llegaron ayer los datos. Se vendieron casi 1.300 ejemplares, el 60 % de ellos en gallego y el resto en castellano, consolidándose una tendencia que viene siendo así desde el 2011. Son muy frecuentes comentarios acerca de lo mucho que ha caído la lectura en los más jóvenes -lo digital frente al papel, los nuevos entretenimientos frente a las líneas sosegadas-, pero lo cierto es que la Praza dos Libros tuvo un sentir unánime sobre esa supuesta tendencia: son los niños los que más tiran de los padres para comprar libros. Todos los consultados estuvieron de acuerdo y hasta hubo quien cifró en un 80 % de las compras aquellas que parten de deseos infantiles. Es una feliz noticia, al igual que lo que ocurrió el domingo: fue tal multitud la que se acercó hasta las casetas que no quedó ni un solo pan de los que se regalaban con cada obra, ni una lata de atún Calvo, novedad de este año que se entregaba asimismo gratuitamente con cada ejemplar comprado. El milagro de los panes y el atún. Junto con la obra infantil -Kalandraka, Os Bolechas y otros referentes juveniles- tuvieron especial salida las obras presentadas en la Praza, como Lendas da Costa da Morte, de Xan Fernández Carrera o Devalar sen pel, de Modesto Fraga. Demo Editorial, que debutaba en el encuentro, vendió en dos días más de 30 ejemplares de cómics en gallego, como Diario de Pichük o Cabana de balieiros. El edil Marcos Trigo destacó la satisfacción de los libreros, que han dado su bendición al formato libros-mercado ya hace tiempo y que en esta edición se la han dado también a las nuevas fechas elegidas. El pregón de Manuel Rivas, la presentación de Contos Mariños -la obra puede recogerse en el Museo- o el homenaje a Paco Souto llenaron la carpa. Lectura y mucho más.

Por Patricia Blanco CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El milagro de los panes y el atún