Una avería en la traída de Carballo arruina los 9 coches de un garaje

La fuga, de miles de litros, comenzó de madrugada en la calle Barcelona

;
Una avería en la traída de Carballo arruina los 9 coches de un garaje La fuga, de miles de litros, comenzó de madrugada en la calle Barcelona. La tubería se rompió de madrugada, tal vez sobre las 3.00, o incluso antes.

carballo / la voz

Una avería en la traída municipal de Carballo inundó por completo un garaje de la calle Saúde, causando graves pérdidas de miles de euros. Nueve vehículos quedaron bajo el agua, además de los destrozos causados en los trasteros.

El siniestro ocurrió de madrugada en la calle Barcelona, a la altura del edificio más próximo a la Tarragona, margen izquierdo en sentido Fomento. La tubería se rompió de madrugada, tal vez sobre las 3.00, o incluso antes. Con tal mala suerte que lo hizo hacia el interior de un solar anexo al inmueble. Pese a estar bajo la acera, y a que no existe un conducto claro (al menos ayer, no se veía), el agua apuntaba con fuerza hacia un solar que no se usa para nada, con una cierta vaguada, que se llenó con rapidez. A medias mañana aún se podía ver el rastro del nivel alcanzado. La finca afectada tiene forma de trapecio, con un lateral muy estrecho, y todo apunta a que el agua se concentró como si fuese un embalse. Al desahogar, en la salida de esa esquina se encontró justo con la puerta de acceso al garaje, un sótano posterior que comunica con la Rúa da Saúde. En poco tiempo estaba lleno de agua. Y, consiguientemente, todo lo que había dentro: nueve coches de siete propietarios, que residen en el mismo inmueble, y todo lo que había en sus trasteros.

Una vecina alertó del problema a primera hora de la mañana, al ver el flujo del agua. Pero ya era muy tarde. Estaba todo inundado. El personal de aguas, además de una empresa contratada, abrieron parte de la zona de la tubería y la cambiaron. En el otro lado, Protección Civil de Carballo puso a funcionar al máximo la motobomba para achicar el garaje. Fue necesario cortar al tráfico la Rúa da Saúde durante horas. Al principio ni siquiera se podía abrir el portal. Por la tarde ya se fue restableciendo la normalidad.

El suceso fue una sucesión de fatalidades, como comentaban ayer los vecinos. Si la fuga de agua llega a dirigirse hacia cualquier otro lado, o en otro punto con un metro de diferencia, no habría inundado la calle o la acera, pero no ese solar abandonado al lado del portal. Con todo, el sótano no es la primera vez que queda bajo el agua. En las inundaciones de la primavera del año pasado le ocurrió lo mismo, y Protección Civil también pasó horas achicando, con la diferencia de que entonces las vieron venir y retiraron los vehículos a tiempo. Solo se perdió o deterioró el contenido de los trasteros. Poco después limpiaron y arreglaron el interior. Esta vez nadie vio nada hasta que era muy tarde, sobre las 6.30 o un poco más tarde. El mal ya estaba hecho, con una «riada» (así la definieron) imparable en marcha. «Xa é a terceira ou cuarta vez que nos pasa isto», indicó Eduardo Pensado, con dos coches en el interior. Tal vez influya el hecho de que el edificio está situado en una zona, que llega hasta el Pazo da Cultura y parte de A Cristina, con un nivel freático muy elevado. Antiguamente fue algo cercano a una braña, con numerosos regos, además de los Baños Novos, ya desaparecido. En los garajes suele haber bombas de achique que trabajan casi a diario.

«É unha sensación de desolación»

A los vecinos del edifico afectado no les quedaba ayer más remedio que contemplar cómo trabajaban los operarios del agua para reparar la avería, los de Protección Civil para achicar el agua, y las gestiones con las compañías de seguros para ver cuánto podía corresponderles. Y todo, con mucha resignación, entre otros sentimientos. «É unha sensación de desolación», comentaba Adolfo Fernández, con un Rover 75 y un Ford Focus debajo del agua. Y objetos en el trastero de valor sentimental importante. «¿Como vou estar? Moi fastidiado», señalaba Eduardo Pensado, que tenía en el garaje un Mercedes y un BMW. Son dos de los siete inquilinos afectados. Los otros siete, con un vehículo cada uno, de marcas y modelos muy variados, incluido un Touareg, posiblemente el de más alta gama de los que se guardaban en el garaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una avería en la traída de Carballo arruina los 9 coches de un garaje