«Es muy complicado ponerle puertas al campo»

David Descals, junto con Bernat Busquets, hablará hoy en el restaurante Punta del Este de Carballo sobre la plaga de la patata. Será a las 21.00 horas


carballo / la voz

David Descals, de DuPont, y Bernat Busquets, de Regaber, hablan hoy en el Punta del Este, a las 21.00 sobre la patata. David Descals lo hará sobre la plaga de la polilla.

-¿Por qué Galicia?

-A la plaga no le gusta el frío, sino las zonas cálidas y con humedad. En Galicia hay una costa en la que no hiela y da más facilidades para que se establezca. También influye el tráfico portuario. La tuta absoluta llegó a Valencia y desde allí se extendió incluso hasta Extremadura.

-La Xunta ha puesto en marcha medidas para contener la plaga.

-Todas las medidas son siempre positivas, cuantas más se aplican para erradicar la plaga más se minimizan los daños.

-¿Solo eso?

-Llevo trabajando 17 años y es lo que pasa con las plagas emergentes, que intentan colonizar el máximo posible de la superficie, reproducirse y sobrevivir. Es muy complicado ponerle puertas al campo.

-¿La solución son los insecticidas?

-La parte principal son siempre las medidas culturales, que encajarían con la propuesta de la Xunta de Galicia. Cuestiones como el mantenimiento, el manejo del cultivo y de las hierbas. Si esas medidas no dan resultado hay que recurrir al insecticida. La plaga no es nueva en Sudamérica, donde con medidas culturales y tecnológicas se puede sacar el cultivo adelante. Es una parte de un manejo utilizar todas las herramientas disponibles para proteger la cosecha. Con la tuta absoluta se aplicaron un conjunto de medidas y logró erradicarse.

-¿Cómo saber si hay polilla?

-La detección es sencilla, a través de trampas que atraen a los machos, pero no a las hembras, que pueden llegar fecundadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Es muy complicado ponerle puertas al campo»