«Tenía en mente una imagen potente»

Juan Diego Ingelmo Benavente es el ganador del concurso del cartel del San Xoán 2016: «Me da ilusión y alegría»


Carballo / La Voz

Juan Diego Ingelmo Benavente (Oviedo, 1972) es el autor del cartel del San Xoán carballés de este año. Su trabajo fue elegido entre 65 propuestas llegadas de toda España y se llevó, por tanto, el premio de 450 euros que aporta Opticalia Enríquez, así como el gusto de que su obra ilustre todo el material promocional. Vive en Burriana, en la provincia de Castellón.

-¿Como conoció el concurso y cómo se tomó el haber ganado?

-Lo conocía desde hace unos años. Había carteles que se habían presentado otras veces y que me habían gustado mucho. Esta fue la primera vez que me presenté yo. Si no tengo una idea muy clara no me presento, pero este año tuve la idea y por eso me lancé. No quería ir con cualquier cosa, tirar de oficio, por así decirlo. Da ilusión y alegría. No es solo el premio económico, sino ver reconocido tu trabajo. Tú dices: «He tenido una idea, el cartel ha quedado bien y lo voy a intentar». Pero luego lo normal es que gane otro: hay gente muy buena.

-¿Cuál fue esa idea inicial?

-Quería unir la sardina con la hoguera. Tenía en mente no una imagen con muchos detalles y elementos, sino una imagen muy potente, una llamada. Se me ocurrió lo de la serpentina, porque además de permitirme versatilidad, da aún más el aire de fiesta.

-¿Llegó a Carballo alguna vez?

-No. He estado en Galicia varias veces, en Santiago un par de veces, pero en Carballo no. Sobre todo fue mucho de mirar por Internet, mucha documentación, ver cómo es Carballo, sus fiestas...

-¿Y qué fue lo que se topó?

-Lo que sí te puedo decir es que, más que monumentos, buscando Carballo me salía muchísimo precisamente eso: su San Xoán.

-¿Podrá venir a él algún día?

-¡Me encantaría! Ocurre que hace unos meses me hice autónomo, me convertí en mi propio jefe, tengo dos críos pequeños... Vamos, que no puedo decir eso de «Voy a liarme la manta y me voy a Carballo». Pero de verdad que me encantaría. Además soy asturiano y toda la parte del norte me enamora.

-¿Ve el diseño bien valorado?

-Bien, bien, no. Cuando estudias te enseñan a trabajar para la Coca-Cola y luego sales y trabajas para la ferretería del barrio [ríe]. Ahora bien, con respecto al arte... Yo he pintado y durante un tiempo lo intenté. Me dediqué a ello, hice exposiciones y cuando llevaba tres años peleando, me di cuenta de que no podía vivir. Por eso me volqué más en el tema de los carteles, y la verdad es que, en valoración económica, está mejor. Aparte, es algo que me encanta. Si pudiese elegir, pintaría, pero ya he probado y de pintar no vivo.

-¿El diseño es inspiración?

-Sí, aunque no es eso que a veces piensa la gente de «¡Uy, he tenido una inspiración!». Me tiraba horas y horas tanto pintando como ahora con los carteles. Son hojas y bocetos tirados a la basura hasta que, en una de esas, sale la idea. A veces al cuarto de hora y a veces tienes que cerrar la carpeta y decir: «Mañana más, no ha salido nada».

-¿Cómo valora la modalidad de concurso para ilustrar un cartel?

-Se hace mucho. He oído en estos años críticas: que si se devalúa la profesión de diseñador, que si se puede presentar cualquiera, que no sea del gremio... Pero yo entiendo que en un pueblo, una de las primeras cosas que hace hablar de las fiestas y le da publicidad, es el concurso de carteles. Aquí en Castellón, el cartel de La Magdalena, es un acontecimiento todos los años.

-¿Algún proyecto para ahora?

-Ando buscando clientes y trabajando para una agencia de publicidad con la que colaboro, pero justo en estos momentos estoy con un cartel para una feria taurina.

-¿Hay algún motivo al que diría que no para diseñar o todo se puede?

-Decir no... a todo aquello que no vaya acorde con tus principios. Eso sería una barrera, pero después de decir «esto no sabría hacerlo», no, tengo que tirar de oficio. Llevo 20 años en una agencia y lo que se pedía había que hacerlo, ya fuese para promocionar una sandwichera, un supermercado o una tortilla envasada. Lo que sí, como esto de los carteles es porque quiero, si veo que la idea no sale, no me presento, claro.

Trayectoria

Extenso historial. Ilustró citas como el Festival Nacional de Exaltación del Botillo de Bembibre (León), el Carnaval de la Luz de Punta Umbría, la Copa Davis España-EE.UU disputada en Gijón o la Semana Gastronómica de Guardamar 2016. Son además significativos para él sus trabajos para las fallas de Burriana o, también, para las hogueras de Alicante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Tenía en mente una imagen potente»