Una empresa carballesa construye una térmica en el Amazonas

Electricidad Xonxa ganó el concurso para la central de Iquitos, en Perú

.

carballo / la voz

Varias empresas de Carballo llevan años con muchas fuerza en el mercado internacional. No ya el caso de grandes compañías como Calvo, que realizan gran parte de su actividad en el mercado exterior y su liga económica es otra por historia y envergadura, sino el de otras que empezaron hace relativamente pocos años desde abajo y se han ido consolidando con proyectos importantes por todo el mundo. Ya sea desde hace mucho tiempo, como Herfraga, o más recientes, como Garaysa o Vipecón, además de otras que desde el polígono de Bértoa tienen cada vez más actuaciones transfronterizas.

Una de las más destacadas en este sentido es Xonxa Internacional, la división para el extranjero de Electricidad Xonxa, fundada en Carballo hace 26 años. Es especialista en el diseño de ingeniería y proyectos a todo nivel en el sector eléctrico y montajes electromecánicos, con presencia en Francia, Suiza (destaca el CERN, el laboratorio de física de partículas), Panamá (actuaciones en el Canal) y Perú. En este caso, en el sector industrial automotriz, naves industriales, plantas de energía, centros comerciales, hospitales, sistemas de generación de energía renovable (eólica, hidráulica y solar), subestaciones eléctricas o instalaciones eléctricas en buques.

Xonxa llegó a Perú en marzo del 2014, comenzó sus actividades en enero del 2015 y ha ido asentándose rápidamente. Al principio estaba integrada por tres personas, y ahora ya son más de 60. De los tres proyectos principales en los que se ha involucrado (uno ya terminado y dos en marcha), el que más llama la atención, por la magnitud y peculiaridades, es el de construcción de la nueva central térmica de Iquitos, la capital de la provincia de Maynas y el departamento de Loreto, la mayor metrópoli de la Amazonía de Perú (noreste del país, 465.000 habitantes). La central tendrá una potencia de 81,5 megavatios y una inversión de 111 millones de dólares.

Xonxa ha ganado el contrato para la instalación completa de todo el paquete electromecánico y la puesta en marcha de la productora energética según explica el fundador y presidente de la compañía, Carlos Suárez Mato.

No es un trabajo fácil. Está situado a ocho kilómetros de Iquitos y la única manera de llegar es en lancha por el Amazonas: así, en barcazas, se desplazaron más de un centenar de contenedores de doce metros cada uno cargados del material necesario.

Además, los operarios tienen que colocar torres de alta tensión, algunas de ellas de más de 80 metros de altura, precisas para que el tendido cruce el río Nanay, de medio kilómetro de ancho. En total, la línea tendrá 15 kilómetros de longitud, señala Suárez, que tiene un trabajador de plena confianza en Perú que se encarga de supervisar y coordinar todos estos trabajos. Las labores comenzaron a principios de año, con 30 empleados de Xonxa (todos locales) dedicados íntegramente a ellos.

Además, otros 15 trabajan en la Minera Raura, encargados del montaje electromecánico de la instalación de los campamentos y la electrificación del yacimiento en media y baja tensión. Tampoco es sencillo: las condiciones son extremas debido a la altura, más de 4.800 metros.

Xonxa, por otro lado, ha logrado la adjudicación (empezará en junio) de la instalación eléctrica de la línea 2 del Metro de Lima (35 kilómetros), que costará 6.000 millones de dólares durante 7 años. Y ya ha concluido el contrato en la central hidroeléctrica Quitaracsa I, de 112 megavatios, que opera Enersur, en Huaylas (departamento de Áncash). La firma carballesa se hizo en su día con el contrato de iluminación e instalación de baja y media tensión para la casa de máquinas y túneles.

Votación
10 votos
Comentarios

Una empresa carballesa construye una térmica en el Amazonas