El Padroado Fogar galardona el arraigo y el servicio a la comunidad

Por primera vez, tres candidatos compartirán un premio, el de Bergantiñán do Ano

La votación de los Premios del Padroado se prolongó casi dos horas.
La votación de los Premios del Padroado se prolongó casi dos horas.

Carballo / La Voz

Un total de 42 entidades la comarca de Bergantiños (40 presencialmente y dos por correo) decidieron ayer con sus votos los Premios Carballés, Bergantiñán y Galego do Ano del Padroado Fogar de Bergantiños. En la primera categoría, el galardón fue a parar a Chocolates Mariño, empresa ubicada en Carballo desde el año 1927 y una de las pocas que todavía hoy sigue haciendo -además de velas de cera- el chocolate de forma artesana, un manjar que ha alimentado a muchas generaciones. Concurrían a esta categoría Escola Basket Xiria, FIOT, Escola Lubiáns Hockey, Xosé Ramón Freixeiro Mato y la científica y licenciada en Farmacia Karina Pombo, natural de Ardaña. Siguiendo lo estipulado en los estatutos de estos premios, fue precisa una segunda ronda de votos para decidir entre los dos nominados con más puntuación: Karina y Chocolates Mariño.

En el Premio Bergantiñán do Ano se dio una situación inédita hasta ahora. Llegar a acabar la cuarta ronda de votaciones sin una distinción porcentual de votos entre tres candidatos que cumpliese con lo fijado en los estatutos: fueron las nominaciones del profesor y escritor malpicán Xelucho Abella, de la entidad ambiental Senda Nova y de las juntas locales contra el cáncer de Bergantiños. En las dos primeras rondas se cayeron Peña Royal de Caión y Xesús San Luis Romero, pero después siguió estando muy reñido. Contemplan los estatutos que dos personas o entidades sí pueden compartir un premio, pero no tres, aunque la organización, según lo hablado, fue partidaria de dar voz a las entidades votantes presentes en el salón parroquial, que de forma totalmente unánime decidieron que Xelucho Abella, las juntas locales del AECC y Senda Nova sí compartan el premio. Nunca antes se había dado esta situación. Así lo había explicado Pedro Luis Fernández Pombo al comienzo de la reunión, pero siempre llega un momento que cambia la historia. Llegó ayer. Donde sí que no hizo falta más que una votación fue en el caso de dilucidar el premio al Galego do Ano. Estaban nominados el equipo de trasplantes del Chuac, la deportista Verónica Boquete, el humorista David Amor y el equipo de rescate aéreo de Salvamento Marítimo. Fue el equipo de trasplantes del centro hospitalario el que se llevó la mayoría de los votos (31 de los 42 emitidos), cumpliendo los requisitos contemplados en los estatutos para no ser precisa una segunda ronda.

Las entidades que ayer votaron reconocieron, así pues, el arraigo a un lugar y a un proceder, como es el caso de Chocolates Mariño, pero también el servicio a la comunidad (AECC y trasplantes) y la promoción y defensa de lo propio (casos de Abella y Senda Nova).

Los galardonados, en detalle

Carballés do Ano. Chocolates Mariño. Acumula 90 años de tradición en Carballo. Fundada en 1927 por José Mariño Pensado. Hoy, sigue bajo la batuta de su hijo, Severino Mariño, y de su familia.

Bergantiñán do Ano. Juntas locales de Bergantiños de la AECC. Las juntas locales de la comarca vienen desarrollando un gran trabajo de concienciación, ayuda y recaudación de fondos para la investigación y tratamiento del cáncer.

Bergantiñán do Ano. Xelucho Abella. Natural de Malpica. Profesor de filosofía durante muchos años. Escritor de literatura infantil. Ya retirado de la docencia, sigue siendo un referente.

Bergantiñán do Ano. Senda Nova. Asociación sin ánimo de lucro, radicada en Bergantiños, aunque con socios de otros puntos, y dedicada a la protección y puesta en valor del patrimonio ambiental y paisajístico.

Galego do Ano. Equipo de trasplantes del Chuac. Un referente en la asistencia sanitaria pública. Antón Fernández es el coordinador de este grupo de profesionales.

Votación
2 votos
Comentarios

El Padroado Fogar galardona el arraigo y el servicio a la comunidad