La necesidad de reglamentar sobre el flujo de los ríos


Recientemente, el 26 de febrero de 2016 se publicó el vigente PXOM de Carballo. Una novedad respecto a los anteriores planeamientos: la incorporación de una Zona de flujo preferente, en aplicación de lo dispuesto en el Plan Hidrológico de la demarcación Hidrográfica de Galicia?Costa.

La delimitación de este ámbito comprende una extensa superficie entorno, principalmente, al río Anllóns y Rego da Balsa. Los terrenos en esta situación tienen unas limitaciones establecidas en el PXOM, que hace alusión al Reglamento del Dominio Público Hidráulico, y la normativa del Plan Hidrológico citado (recientemente publicado el 18 de febrero de 2016). Lo más destacable es que, antes de autorizar cualquier actividad es estos ámbitos, es preceptiva la autorización de Augas de Galicia.

La zona de flujo preferente es aquella zona constituida por la unión de la zona o zonas donde se concentra preferentemente el flujo durante las avenidas, o vía de intenso desagüe, y de la zona donde, para la avenida de 100 años de período de retorno, se puedan producir graves daños sobre las personas y los bienes, quedando delimitado su límite exterior mediante la envolvente de ambas zonas. (Artículo 27 del Plan Hidrológico).

A la vista de los últimos acontecimientos derivados de las copiosas lluvias, con la inundación de numerosos locales, nos lleva a reafirmar la necesidad de este tipo de reglamentación sobre el flujo de los ríos.

Tampoco hay que olvidar que en nada ayudan las actuaciones llevadas a cabo en el entorno de los ríos, que con el estrechamiento de sus cauces, provocan inevitablemente su desborde. Me refiero tanto a actos constructivos como los llevados a cabo por la propia naturaleza, con la obstrucción del cauce por la vegetación.

BICICLETAS Y COCHES. De los garajes (arriba, en la calle San Pedro) hubo que rescatar de todo. Coches, algunos cubiertos de agua hasta el techo, e incluso bicicletas. La normalidad va regresando- a Carballo, sí, pero con mucho trabajos de afectados y de Protección Civil durante todo el día.

LIMPIEZA. Casas, garajes, plantas bajas de edificios, comercios, sótanos... Pocos inmuebles próximos al río en el casco urbano de Ponteceso. Baio y de Carballo se libraron de tener que limpiar el suelo, recolocar objetos o instalar protecciones, como los sacos terrenos que ayer se podían ver en alguna rúa carballesa. O con bombas de achique. En la imagen, una trabajadora de un supermercado de Ponteceso, dando los últimos toques.

Por José Fernando Añón Pose Arquitecto de Carballo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La necesidad de reglamentar sobre el flujo de los ríos