«Esta profesión me ha dado muchísimo»

Su padre, Francisco Vidal Pasandín, de Corme, era el práctico del puerto de Laxe y de Corme


Carballo / La Voz

Ramón Vidal nació en una casa de Laxe que ya no existe. De piedra y galería, una planta, al lado del Beiramar. Fue necesario ampliarla y hacer otra por espacio, ya que son seis hermanos (él es el penúltimo) y todos nacieron en ella. Su padre, Francisco Vidal Pasandín, de Corme, era el práctico del puerto de Laxe y de Corme, además de consignatario de buques. Y alcalde. También lo fue su tío, Xosé Luis Castro, pionero de TVE en Galicia. Su abuelo materno, pontevedrés, se vino de Barcelona a Laxe a trabajar en el envasado de caolines en toneles. Aquella minería impulsada por Parga Pondal precisaba de máquinas modernas, y él sabía cómo manejarlas. Su madre nació en Barcelona, pero se crió en Laxe. Casado con una iraní, tienen dos hijas nacidas en Sevilla.

-¿Qué recuerda del Laxe de su infancia?

-De niños, los hermanos nos fuimos con mi madre a A Coruña para estudiar. Veníamos los fines de semana y las vacaciones. Estábamos de aquí para allí, toda la vida, en el coche de línea. Recuerdo algún viaje de cuatro horas, con paradas constantes y transbordo en Carballo. En Laxe entonces ya había turismo. Era un pueblo muy familiar. Venían muchas familias que se habían marchado a Madrid y a otros sitios.

-¿El mar lo marcó, le influyó?

-Estábamos muy unidos al mar, no solo por la profesión de mi padre. Un hermano es capitán de la marina mercante, y práctico en Vilagarcía, y el mayor, capitán en Singapur. Con el primero, de adolescentes, embarcábamos en el pesquero de Basilio Lema Paz, patrón mayor. Íbamos con 12 marineros. No cobrábamos, pero salíamos y trabajábamos en las vacaciones. Ahora lo vería tremendo, pero como mi familia es de mar, se veía normal. Era parte de la formación: aprender valores, el esfuerzo del trabajo. Cosas importantes que me han servido de mucho en la vida.

-¿Y cómo llegó al turismo?

-Cosas de la vida, fue algo circunstancial. A mí me encanta relacionarme, hablar con la gente. Y me gustan los idiomas. Trataba de hablar con los extranjeros que venían a Laxe. En realidad, quería dedicarme al deporte. Era muy aficionado, me preparé para INEF. Pero esta carrera llegaba al año siguiente de que pudiese empezar, y para no perder un año, elegí turismo. En la vida tomas decisiones, y esta fue definitiva.

-¿Y se arrepintió?

-Al contrario. Descubrí una profesión que va mucho con mi carácter, con lo que me gusta, las relaciones humanas, el trato con la gente. Con la vocación de servicio, aprender constantemente, conocer a tantas personas y en tantos lugares... Esta profesión me ha dado muchísimo.

-¿Qué destino le impactó más?

-He estado en muchos, he tenido bastantes responsabilidades y en todos hay mucho que destacar. Pero tal vez el que más me marcó fue el de Túnez, con 28 años. Las experiencias internacionales calan muy adentro, y además te hacen poner el listón muy alto. Te da una dimensión diferente vivir y trabajar en una cultura distinta, fuera de tu entorno, con otros idiomas. Es una experiencia fundamental.

«Llegué al mundo del turismo de manera circunstancial, son cosas de la vida»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Esta profesión me ha dado muchísimo»