El abandono condena el complejo deportivo de A Grela, en Carballo

Construido hace más de 30 años, el vandalismo y el desuso se han cebado con el pabellón y el campo de fútbol


Carballo / La Voz

Hace un año, La Voz denunciaba el estado de absoluto abandono del complejo deportivo (polideportivo y campo de fútbol anexo) Vázquez Mouzo, en el lugar de A Grela, muy cerca de Carballo de Arriba. Desde entonces, pocas cosas han cambiado, salvo que las instalaciones ya no aparecen en la web municipal como parte de sus equipamientos, salvo en algún documento aún disponible on-line.

Este polideportivo se encuentra en una de las zonas aludidas en la voluminosa memoria que el Concello de Carballo ha elaborado para optar a nuevos fondos. Parte de esa partida se destinaría (si se conceden) a inclusión social mediante diversas actuaciones, tanto de infraestructuras como educativas destinadas a la integración del colectivo moinante. Algo que, aunque se ponga en marcha porque se logran esos fondos, llevaría su tiempo y en todo caso implicaría intervenciones transversales.

En cuanto al polideportivo, tiene 32 años. Costó, en 1984, 90 millones de pesetas. Sus construcción levantó bastante debate político, pero durante un tiempo sirvió para entrenar el Lubiáns y algún equipo de balonmano y baloncesto, y en el campo jugaba el Atlético Milagrosa y alguno de los conjuntos de base del Bergantiños. Aún faltaba mucho tiempo para la construcción del primer campo de As Eiroas.

También costaría mucho derribar todo el complejo, según apuntaban fuentes municipales, así que seguirá como está. El campo podrá seguir sirviendo de pasto a algún caballo.

Incendio. No solo afectaron las llamas al polideportivo, también a los vestuarios del campo. Unos están quemados, y los otros, no, aunque no se distingue si se trata de locales o de visitantes. foto josé m. casal

Tapiado. En el 2013 se produjo un incendio y después se tapió, pero por varias veces se abrieron huecos para acceder.

Deterioro. Además de los efectos del fuego, en el suelo de una parte de los vestuarios hay lo que parece estiércol, tal vez de haberse dejado dentro algún ganado caballar.

Roturas. Son muy comunes. En la caseta del árbitro, por cierto, hay una piedra de gran tamaño.

Malas hierbas. Era de tierra, casi gravilla por su dureza. Ahora solo crecen las malas hierbas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El abandono condena el complejo deportivo de A Grela, en Carballo