Medio centenar de asociaciones acuden a la llamada del «Carballo do futuro»

Participaron en una reunión con el gobierno local para diseñar la estrategia con la que optar a fondos europeos


Carballo / La Voz

Medio centenar de asociaciones integradas en el ámbito de la cultura, el deporte, el empresariado, servicios sociales, educación o medio ambiente acudieron ayer a la llamada del Concello en la que se les presentó la Estrategia de Desenvolvemento Urbano Sostible e Integrado (DUSI) con la que tratará de diseñarse el Carballo do futuro en diferentes líneas de actuación. Se trata de hacer un esbozo del proyecto con el que optar a 5 millones de fondos europeos Feder (Bruselas financia el 80 % del programa), de ahí la premura en la xuntanza, como recalcó el regidor, Evencio Ferrero. Agradeció la presencia de todos en un salón abarrotado -con gente de pie y también representantes de la oposición- pese a estar en plena Navidad. El plazo de presentación del proyecto acaba el 13 de enero y, si después Europa dice sí, habrá que desarrollarlo.

Desde la empresa Valora explicaron a los presentes que los criterios para acceder a estos fondos han cambiado. En varios sentidos: antes, por ejemplo, solo era posible que participasen en esta convocatoria ciudades de más de 50.000 habitantes. Ahora lo han rebajado a 20.000. Asimismo, es indispensable que el diseño del municipio futuro no solo lo haga el Concello, sino que haya participación, a nivel asociativo y particular. De hecho, días atrás se abrió una campaña de aportaciones (Facebook del Concello, Twitter, correo carballodofuturo@gmail.com...) y se han acumulado ya 18 folios de ideas aportadas. «Que o que se faga na cidade sexa o que realmente a cidade quere», dijo una responsable de Valora. Aspecto demográfico, social (el más importante), económico, climático y medioambiental son ejes obligatorios de una estrategia que, reiteró, tiene que ser «global e integradora». Es decir, no se pueden proponer obras aisladas. El horizonte está en el 2020. El hecho de que esta estrategia solo pueda referirse al entorno urbano, sí o sí, mermó algo los ánimos de las entidades del rural, que preguntaron si eran «de segunda» o si «toda a vida temos que andar con focos». Milagros Lantes y el regidor incidieron en que la aplicación a lo urbano es exigencia de Europa para optar a las ayudas y que, pudiendo unirse dos municipios, muchos ni siquiera estaban en condiciones de participar, porque no puede haber nada de rural por medio. Lantes aclaró que las ayudas no son para las entidades, pero que la participación de estas es indispensable para que el proyecto tenga opciones de salir adelante. Ferrero abundó en que, para las necesidades parroquiales, estarán los consellos parroquiales, y que de lo que se trata es de ir «dando pasos» porque este no es un plan cerrado: «Quen pon as condicións é Bruselas». Así, explicaron desde la empresa responsable, no se podría actuar en Razo, pero sí mejorar las conexiones con la localidad: «Hai problemas do entorno urbano que tamén lle afectan aos veciños do rural». A cada una de las entidades se le entregó un folio para especificar sus propuestas, que han de girar en torno a tres áreas: mejora de la dimensión económica y la competitividad (administración electrónica, smart cities, open government...), mejora de la dimensión física y medioambiental (movilidad urbana sostenible, eficiencia energética, desarrollo del patrimonio) y dimensión social (mejoras para los colectivos más desfavorecidos). A todo lo que se proponga habrá que darle ahora forma y esperar el veredicto europeo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Medio centenar de asociaciones acuden a la llamada del «Carballo do futuro»