«Las burradas no son humor»

El cómico carballés regresa a casa por Navidad con las risas bajo el brazo


Aunque alejado un poco del primer plano televisivo, el cómico carballés Rober Bodegas sigue labrándose una sólida carrera alternando las bambalinas de la pequeña pantalla generalista (es uno de los guionistas de la serie Gym Tony) con espectáculos en canales de pago (Comedy Central) y los teatros. «No me puedo quejar, pero echo de menos más espacio para la comedia en televisión porque salvo El Intermedio, que además es más informativo que comedia, aunque sea en tono satírico y muy gracioso, ya no hay tantos programas de humor como antes», explica mientras espera también el estreno en los cines ?la próxima primavera? de la película Cuerpo de élite, en la que interviene como actor.

Esta Navidad volverá de nuevo a su tierra, pero no solo a disfrutar de las fiestas con su familia y sus amigos, sino también a amenizar con su divertida manera de ver la vida el Nadal baiés (el miércoles, a las 21.30, en la carpa de la plaza) y a disfrutar del hecho de actuar ante un público muy cercano y familiar. «Cuando actúo en Galicia soy como un vecino más contando cosas a sus vecinos, mientras que allá [en Madrid] soy uno de fuera. Además, aquí, aunque no lleves nada expresamente preparado siempre comentas las cosas de otra manera y puedes introducir alguna alusión local», explica sin desvelar demasiados detalles del espectáculo que ofrecerá en Baio.

Bodegas, un chaval tímido que aparcó sus sueños de arquitectura por el humor y que sobre el escenario deja salir su «yo punki» trata de escapar de la actualidad más inmediata en sus espectáculos. «Si se me ocurre una reflexión cómica sobre la notica del día la hago en Twitter, pero creo que no tiene sentido llegar hoy al teatro y hacer una broma sobre el debate de la semana pasada».

No rehúye prácticamente ningún tema cuando busca objetivos sobre los que posar su mirada más ácida, negra o, incluso, grosera. «No hay unos límites marcados, pero hay cosas sobre las que es muy difícil hacer humor. A mí me gusta pensar que sobre cualquier cosa que ocurre hay un chiste que se puede sacar, pero cuanto más delicado es el tema más difícil es encontrar esa broma; y a veces cuando la gente excusa alguna diciendo que es humor negro, no es cierto, eso no es humor. Pasó tanto con el accidente del avión de los Alpes como con el tren de Angrois: hubo gente que hizo chistes en Twitter diciendo que menos mal que las víctimas eran catalanas en un caso y gallegas en el otro. Eso no es humor porque el humor tiene una construcción y una elaboración; las burradas no son humor. Humor es que tenga una doblez, que implique una reflexión, que tenga algo escondido».

Según explica, uno de los trabajos que recuerda con más cariño es Solocomedia.com, el canal para Internet que montó con Ángel Martín y Alberto Casado cuando los tres dejaron La Sexta: «Lo hacíamos nosotros íntegramente porque grabábamos, escribíamos, dirigíamos, producíamos... así que es algo por lo que saco mucho pecho». Aunque se confiesa ajeno, «por una cuestión generacional», al fenómeno youtuber: «No creo que un espectador mío vaya a ver a muchos de los youtubers y al revés». Eso sí, reconoce que estos dan respuesta a la demanda de entretenimiento de los más jóvenes y que detrás de algunas de esas creaciones «hay más trabajo del que parece».

El humor y las risas, asegura, son siempre necesarias, aunque reconoce que es preferible no tratar de llegar a todo el público. «Muchas veces en la tele te dicen ?si no dijeras esto también lo podrían ver los niños?, aunque la cuestión es que si no dices eso le gustaría menos a los mayores porque a ellos es justo eso lo que les hace gracia».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Las burradas no son humor»