Carballo / La Voz

Apenas cinco kilómetros y algunas opiniones contrapuestas separan los campos de la fiesta de A Baixa y A Alta de Entrecruces, las dos zonas de la parroquia carballesa que ayer empezaron a honrar a su patrón común, san Xinés, con celebraciones diferentes.

Hacía ya un decenio que no se daba esta curiosa situación y no todos se han tomado con la misma filosofía el hecho de ver cómo la parroquia se divide durante algunas de las jornadas más señaladas del año. «Hoxe en día cinco quilómetros non son nada porque todo o mundo ten coche», contaba desde A Baixa, Alejandro Lage, visiblemente molesto por la celebración de A Alta, que ha sido recuperada este año por dos jóvenes del lugar. Uno de ellos, Javier Calvelo, discrepaba, aunque tratando de quitar hierro al asunto: «Nós non queremos polémica. O único que fixemos foi recuperar a festa da Alta porque era algo que levaban pedindo os maiores desde hai varios anos, xa que non todos poden desprazarse ata A Baixa».

Así las cosas, ayer al mediodía, casi a la misma hora en que la orquesta Superfama abría el telón en el campo de la fiesta de A Baixa, Triunfo comenzaba a tocar en A Alta, ajenas ambas a esta peculiar situación. El tiempo inestable y el hecho de que este año la fiesta haya coincidido en plena semana dificultan la tarea de medir el impacto que esta celebración por partida doble -o partida a la mitad, según se mire- ha tenido en la afluencia de público, aunque desde ambos lugares se mostraban moderadamente satisfechos por el desarrollo de sus respectivas primeras sesiones vermú.

Como ocurre con cualquier celebración en la que se trata de honrar al patrón, esta no es completa si no hay misa. Por eso, en Entrecruces el desdoblamiento también ha tenido su manifestación en el plano religioso. El habitual oficio de la iglesia de A Baixa tuvo competencia en A Alta, aunque en este segundo caso con un poco menos de solemnidad: a falta de iglesia, tuvo que ser celebrado desde el palco de la orquesta. De la primera misa se ocupó el párroco de Entrecruces Jorge Iglesias, quien calificó de «anecdótica» la doble celebración y asumió de buen grado que los vecinos de A Alta recurriesen a un sacerdote del vecino municipio de Coristanco para tener su propio oficio religioso. «Ellos vinieron a hablar conmigo, pero yo les expliqué que no podía celebrar ambas por la coincidencia de horarios».

Y como la fiesta tampoco es completa sin una buena verbena, la división volvió a dejarse ver -y oír- ya por la noche con Superfama y Triunfo volviendo a poner la música para una fiesta que está siendo doble, o la mitad. Quién sabe.

El duelo seguirá hoy

La celebración del San Xinés proseguirá hoy tanto en A Baixa como en A Alta. En el primer caso -donde las fiesta se prolongarán aun a la jornada de mañana- habrá misa a las 13.00 horas y doble sesión de música y baile -al mediodía y por la noche- con la orquesta Ibiza.

En A Alta, la misa será también a las 13 horas y desde el palco de la orquesta Metrópolis, que actuará en la sesión vermú y en la verbena. A la cita nocturna se sumará la artista carballesa Rocío Pérez, que ya participó ayer en esa misma celebración. En este caso además habrá hinchables para los más pequeños y un sorteo de jamones.

La orquesta D'Moda cerrará mañana los actos en A Baixa con una última jornada de doble sesión musical.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

¿Fiesta doble o la mitad de fiesta?