Emoción y muchas historias en la entrega de los Premios do Ano

El Padroado Fogar de Bergantiños valoró la vocación del servicio de los galardonados

De izquierda a derecha, Josefina Balboa, Luis García, Jesús Cobas y Jesús Antelo, ayer, en el salón de plenos carballés, donde se celebró la ceremonia.
De izquierda a derecha, Josefina Balboa, Luis García, Jesús Cobas y Jesús Antelo, ayer, en el salón de plenos carballés, donde se celebró la ceremonia.

Carballo / La Voz

Detrás de un homenaje siempre hay una historia. O muchas, como es el caso de los premiados ayer por el Padroado Fogar de Bergantiños. Son historias de las que sus protagonistas no han sido conscientes de su relevancia. Pero sí sus vecinos, familiares y amigos, que han querido reconocer públicamente su labor. Por eso, el numeroso público presente en el salón de plenos de Carballo asistió ayer emocionado al repaso de todas estas historias. Como la de Jesús Antelo, el cura de Cances, que impulsó gran parte de la actividad cultural y educativa de la parroquia y que, incluso, coordinó con los vecinos gran parte de los viales de los que goza Cances. Provocó las risas de los presentes cuando en su intervención hizo referencia a los discursos de los futbolistas que fichan por el Real Madrid o el Barça y que dicen sentir los colores por cuestiones meramente económicas. Antelo Quintáns, que nació en Val do Dubra, pero es carballés «de corazón», soltó una frase directa, contundente: «Eu fichei polo Bergantiños, polo Bergantiños, bisbarra».

No menos emotivo fue el relato del otro homenajeado con el premio Carballés do ano, Jesús Cobas Vázquez, Suso Cobas. Sus ansias de estudiar y de ser emprendedor (es maestro industrial), su vida en Barcelona, en Santiago... Y aunque nació en Entrecruces, él se siente de Berdillo. Su gran obra es la agrupación Cultural Arume, de la que es presidente desde su fundación en abril de 1982. Sin embargo, el premiado restó méritos a su trabajo y en un tono muy emotivo recordó a los presentes la labor de su esposa, María Fuentes, a la que agradeció con la voz entrecortada su apoyo, dedicación incondicional y también sus consejos. La frase que resume 32 años de trabajo, alegrías y algún que otro sinsabor, es que «Arume naceu coa xente e está por ela».

No pudo contener la emoción tampoco -aunque este jueves había dicho que no se encontraba especialmente nervioso- Luis García, director del Centro de Promoción EFA Fonteboa de Coristanco. En su caso, él recogió el premio al Bergantiñán do ano. Además del trabajo efectuado por el personal docente, el representante del centro educativo, que cumple cuarenta años, tuvo palabras de agradecimiento especial hacia dos personas que acudieron al acto: una exempleada y una trabajadora, ambas cocineras: Carmen Porteiro y María Jesús Regueiro. En primer fila estaba, también muy emocionado, el alcalde de Coristanco, Amancio Lavandeira Suárez, que hasta hace escasas semanas era docente del centro educativo ubicado en A Feiranova.

Por último Luz Casal, que se encuentra de gira por Sudamérica (está en Chile), y obsequiada con el galardón de Galega do ano, trasladó al Padroado sus disculpas por no poder asistir a la entrega por motivos profesionales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Emoción y muchas historias en la entrega de los Premios do Ano