El patrimonio de la zona sigue siendo objeto de agresiones

En Lamas-Zas causaron daños en un cruceiro y en Sísamo, en una mámoa

El cemento se ha colocado de manera temporal en la base.
El cemento se ha colocado de manera temporal en la base.

Carballo / La Voz

Las agresiones al patrimonio, aunque sean leves, provocan pérdidas. La construcción de la AG-55 ya sepultó dos de las cuatro yacimientos castreños que formaban parte del conocido como Campo das Mámoas, junto a Os Vilares, en la parroquia de Sísamo. Las cuatro figuran en el Inventario Xeral do Patrimonio Cultural de Galicia y en el PXOM de Carballo, aprobado provisionalmente. Casi nada queda de estos yacimientos que hasta hace poco incluso estaban mal localizados. De hecho, el Concello de Carballo tuvo que encargar una excavación para determinar el punto exacto en que estaba las dos mámoas que quedan.

Sobre estos vestigios había una plantación de pinos, que ahora se ha renovado con otra de eucaliptos. La operación precisaba la autorización de Patrimonio, pero, al parecer, no se pidió el permiso. Fuentes del Concello señalaron requerirán información sobre el caso y enviarán personal para una inspección, aunque es Cultura la que debe actuar.

Por otro lado, hace unas semanas, durante el asfaltado del Campo da Festa de Lamas (Zas), un golpe fortuito de un camión en el cruceiro afectó al fuste y agrandó una fisura que había en la base, probablemente de un golpe anterior. El arreglo llegó de inmediato, con resina epoxi y cemento que la recubre a modo de testigo, como denominan los técnicos. Servirá para ver la evolución: si resiste sin moverse, se eliminará por completo en breve. Si no, también, pero un cantero deberá desmontarlo y arreglarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El patrimonio de la zona sigue siendo objeto de agresiones