Noemí Toba, la joven que asegura el relevo del encaixe en Camariñas

Melissa Rodríguez
melissa rodríguez CARBALLO / LA VOZ

CAMARIÑAS

.

La cantera del talento | Desde siempre le gustó la moda, pero no se atrevió porque no veía futuro. Ahora da rienda suelta a su creatividad, con la tradición muy presente

17 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Tiene 28 años y hace uno que empezó a estudiar el ciclo medio de Corte y confección. Otros cursos relacionados hizo con anterioridad. «Foi grazas a unha persoa que me abriu os ollos», dice la protagonista, Noemí Toba Martínez, de Camariñas. Y es que antes se formó en Gestión administrativa y en Asistencia a la dirección porque no veía futuro en el sector. «Agora dáme pena non ter empezado antes», añade.

La moda siempre le llamó la atención. Desde pequeña aprendió a palillar siendo fiel a la tradición del municipio. Ahora, desde hace un tiempo, ya lleva un buen número de prendas diseñadas y cosidas para uso propio. Lo cierto es que las da a conocer bajo el nombre de Ene de Toba, que por el momento es un proyecto personal.

El encaje está muy presente en sus creaciones. Siempre, de una manera innovadora para demostrar que esta artesanía «non é só para cousas antigas da casa. Hai xente da nosa idade que o segue pensando», explica. De hecho, en estos momentos, está metida de lleno con una amiga de la localidad en la confección de unos collares ajustados al cuello con esta técnica, en colores muy llamativos y poco habituales en el arte del palillo como el naranja neón o el fucsia.

«Eu traballaría toda a vida para a Mostra encantada», afirma. Desde hace cinco años lo hace en los meses previos, contratada por el Concello, como apoyo en la organización. Ya antes, durante seis años, estuvo de voluntaria. «A miña parte favorita son os desfiles. Sobre todo, o de xóvenes deseñadores», relata. Como buena camariñana, retomó la tradición hace un tiempo en la clase de adultos que promueve el Ayuntamiento. Hasta el pasado viernes, también realizó prácticas remuneradas en el consistorio, dentro del programa de Xuventude con talento de las Administraciones locales de Camariñas, Vimianzo y Muxía. En este sentido, siguió muy vinculada a la Mostra y se volcó con la última gran gesta del encaixe camariñán: las toallas para Zara Home, en este caso, en el embalaje y empaquetado. «É un orgullo que o encaixe estea presente polo mundo. Eu lévoo dentro», manifiesta.

Los procesos que más le gustan del mundo de la moda son los patrones y la costura. Viene de producir un bolso con 176 cuadrados cosidos de forma desigual, reutilizando la tela de unos vaqueros que tenía abandonados por casa. «Estamos nun mundo no que hai que pensar nun futuro sostible», señala. Lo mismo hizo con una falda de hace veinte años de su madre, de la que logrará dos nuevas prendas.

.

En las prácticas diseñó un plan para la que sería su empresa. «Incentívanme moito a creala, pero dáme respecto», indica. Su gran sueño sería «ser patronista en Inditex», reconoce, aunque tampoco dice que no a ser la sucesora de Dolores Lema al frente de la Mostra, bromea. Si el año pasado, para la gran cita, diseñó un vestido especial con encaje de bolillos, la que asoma no será menos: ya ha puesto la maquinaria a funcionar.