Le pega tres puñetazos a la edila del PP de Camariñas Paula Mouzo tras arrebatarle las gafas

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

CAMARIÑAS

.

La denunciada es una vecina del municipio de Zas y los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo al lunes cuando actuaba la París de Noia en las fiestas del Carmen

22 jul 2022 . Actualizado a las 01:25 h.

La fiestas del Carmen de Camariñas echaron el cierre con un reguero de peleas, algunas multitudinarias, y una agresión, sin mediar palabra alguna, sufrida por la número dos del Partido Popular camariñán, Paula Mouzo Mas.

Sobre las dos de la madrugada del domingo al lunes, la concejala se encontraba disfrutando de la actuación de la orquesta París de Noia. En un momento dado, una mujer, vecina del municipio de Zas, se le acercó y le quitó las gafas. La reacción instintiva de Paula Mouzo, según apuntaron varios testigos, fue la de arrebatárselas. Entonces, la otra mujer respondió dándole tres puñetazos, en la frente, el ojo derecho y en la boca. La supuesta agresora ya fue identificada por la Guardia Civil y la concejala ya interpuso la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil por estos hechos. En todo caso, Paula Mouzo declinó hacer valoración sobre la agresión sufrida al tratarse de un hecho que está siendo investigado por la Guardia Civil. Solo apuntó a La Voz que se encontraba bien de salud.

Pero en la madrugada del domingo al lunes se registraron más pelas, reyertas y altercados, cuatro al menos, según los testigos, con varias personas lesionadas y heridas y otras identificadas por su supuesta vinculación en las agresiones, todas ellas registradas en el Campo da Feira, donde el domingo actuó la orquesta París de Noia.

La resaca festiva finalizó en Camariñas con once denuncias, tramitadas todas ellas por la Guardia Civil, por alteración del orden público, lesiones, altercados y desobediencia a la autoridad.

El agredido por un empresario local: «Non quero denuncialo por medo a que lle faga dano á miña filla» 

El fin de semana empezó ya caldeado en Camariñas. En la madrugada del sábado al domingo se produjeron varias peleas, la más importante, la agresión sufrida por un hombre. Sin embargo, no quiso presentar denuncia ante la Guardia Civil por temor a posibles represalias por parte del agresor, tanto hacia él como hacia su familia. El hombre, víctima de los golpes recibidos por parte de un empresario cuando esperaba para ser atendido en un carrito de las patatas fritas, argumentó: «Non quero denuncialo por medo a que lle faga dano a miña filla».