Rosa Bermúdez Castro: «O mar é perigoso, pero tamén familiar»

LOBOS DE MAR | Estuvo a punto de perder la vida en el 2002, y fue su propio padre quien la rescató. Rosa, natural de Arou, es presidenta de la agrupación de percebeiros de Camelle, además de vicepatrona de armadores en la cofradía de la localidad


CARBALLO / LA VOZ

«Mamá, xa estou en terra, estou pesando». Cuando la percebeira Rosa Bermúdez Castro dice estas palabras a través de su teléfono, su madre, de 69 años, respira del otro lado. «Ata que veño do mar ela non come. Teño tres chamadas perdidas cando chego ao coche. Levou un susto moi grande», cuenta Rosa. También su padre, José, que camina hacia los 71, la aguarda ahora en puerto. Rosa es de Arou, en Camariñas, y desde hace ya unos cuantos años presidenta de la agrupación de percebeiros de Camelle y vicepatrona mayor de los armadores de la cofradía de esta localidad: «Tamén formo parte da xunta xeral», explica. Heredó «o rol», la empresa familiar que tenían su padre y sus hermanos -también percebeiros, ahora ya prejubilados estos últimos-, y que para ella luce «o nome máis bonito do mundo, que é Sara, coma miña nai».

Rosa apenas tenía unos 22 años cuando empezó a ir al mar. Lo hizo con su primo, actual patrón mayor de Camelle, Xosé Xoán Bermúdez. «Pisaba nos percebes. Agora quen nos dera aquela vida de antes. As pedras estaban cheas, criaban... Tiñamos o tope de captura en seis quilos; agora témolo en catro e cústanos apañalos», da cuenta. «Ía todo moi ben ata que tiven o accidente. Ao mar hai que terlle respecto, e eu daquela ignorábao», valora ahora, a sus 40 años. Ocurrió en el 2002, cuando apenas llevaba nada al percebe, y todavía hoy arrastra las secuelas. A sus padres también les quedó el miedo, de ahí ese celo con el que la esperan cada día que sale. «Houben de morrer afogada. Veu unha onda e tiroume. Eu pensaba en nadar e nadar porque me levou nunha pedra moi perigosa. Pero despois xa quedei paralizada de medio corpo para abaixo. Veu outra onda, bateume, e xa me caeu un ombro. Rebentaba alí», evoca. No llegó a perder la conciencia y así pudo ver cómo quien la rescataba no era otro que su padre. Él no sabía que a quien iba a auxiliar era a su propia hija. «A xente agolpouse onde eu caera, gritando. Meu pai andaba cunha planeadora pequeniña aló nunha pedra, máis lonxe, e foise achegando. Custoulle, pero unha onda con sorte mandoume a unha zona máis doada, onde o mar non formaba remuíños, e alí foi cando me colleu. Eu xa non me vía na lancha», rememora Rosa. A él, cuando se dio cuenta de que era su hija, «case lle dá un infarto, non era capaz de collerme. Serían tres ou catro minutos, pero para min foron horas».

Cuando eso ocurrió, la hija de Rosa, Andrea, poco más tendría de «un aniño», y se había quedado con su abuela. Ahora, aquella niña que en enero cumplirá 20 anda pensando en sacarse los cursos para seguir los pasos de su madre. Rosa, patrona de su propia embarcación, le dice que, como entretenimiento formativo para el verano, vale, «pero para ir ao mar, non». «Non queira Deus que lle pase algo. Córrese moito risco, e xa chego eu ben», reflexiona. Sabe que su madre lleva mal que siga de percebeira, pero Bermúdez Castro es muy rotunda cuando se le pregunta si nunca ha pensado en retirarse: «Ai non, eh. Eu xubilareime no mar. Foi a miña primeira empresa e levo moito tempo nela. Á parte, teño como unha familia embarcada. Teño comigo á miña mellor amiga, amiga da escola, e a súa nai, tamén percebeira, con 62 anos. Somos catro persoas embarcadas, e para min son familia».

Rosa tuvo que presentar cese de actividad a causa del covid-19, por pérdidas económicas. Ayer era su primer día de regreso al trabajo tras tres meses que se le hicieron eternos y se reconocía tan emocionada como cuando empezó siendo una veinteañera. «Vou probar, e se se gaña, ben, embarcaremos; e se non seguirei indo eu soa de momento. Sigo cos traballadores en ERTE», detalla. Esta tierra está cargada de historias trágicas: «Xa o levamos no nome, Costa da Morte, levámolo no corpo, pero teñen que ir moi mal as cousas para que pense en deixalo. O mar é perigoso, pero tamén é moi familiar. Desconectas da vida cotiá, vas pola ribeira coas compañeiras, estás activa...».

Se formó junto con su amiga: «Dixemos de facer os cursos, súa nai xa era percebeira, e ao final ata fixemos patrón local de pesca. Eu son a primeira patroa da miña empresa, e ela a segunda. Xa lle digo: “Se fallo eu, quedas ti co rol”». El mar «tira moito».

Reconocida en un congreso de la Red Española de Mujeres en el sector pesquero en Valencia

Siendo ministra Isabel García Tejerina, Rosa Bermúdez fue reconocida en Valencia durante un congreso de la Red Española de Mujeres en el sector pesquero. Joven, y ya con trayectoria, habiéndoselas visto con la cara amarga del mar. «Sustos témolos a cada paso, pero coma aquel do 2002, non. Caídas, escordaduras ou cortes nas mans son pan de cada día», explica. En otro orden de cosas, luchan contra el furtivismo, cuestión en la que cita el apoyo de la actual conselleira. No es ahora el de cuando empezó y sopesa que, el peor, es el que se da dentro de la organización.

Tampoco hay aquella cantidad de percebe que veían antes: «O noso ámbito territorial vai dende un pouco antes do faro Vilán ata o cabo de Laxe. Cada mes facemos unha zona». Rosa recuerda cuándo había en Camelle «cento e pico de socios». Actualmente son «trinta e pico, corenta». Evoca los tiempos de «moita frota de barcos». «Non queda un», se duele.

Está convencida de que, aquel que empieza joven al mar, no puede dejar nunca de volver a él. Su marido fue siempre al percebe y hace unos 8 años emigró a Suiza «para facer unhas campañas»: «Pero non aguanta, volverá embarcar nos percebes». Y eso que, en la Costa da Morte, «o inverno é moi duro». «Non che deixan saír ao mar e non hai axudas. Antes facíase de verán para o inverno, había un colchón. Case que se traballa para impostos. Cando non é o Prestige é a pandemia... sempre hai puntas nas rodas», valora. Rosa de España -así la conocen en su entorno- se siente querida. Dice que lleva 11 años siendo elegida «democraticamente» para los cargos, y eso la anima: «Temos as nosas críticas, pero ímolo levando. Intento facelo o mellor posible».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rosa Bermúdez Castro: «O mar é perigoso, pero tamén familiar»